China lanza un pasaporte sanitario para poder viajar por el mundo

El país ya está aplicando el certificado de vacunación en los recorridos locales.
martes, 9 de marzo de 2021 · 13:00

A medida de que las vacunas contra el coronavirus van allanando el camino rumbo hacia la nueva normalidad, los países de todo el mundo ven la urgencia de volver abrir sus fronteras para recibir turistas y reactivar los motores económicos de este rubro que representa el 10,4% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y genera ganancias de más de 2,7 billones de dólares en todo el planeta. Por lo menos en China, este sector financiero cerró el 2019 con en el 11% del PIB anual, aportando directamente 16.000 millones de dólares en ingresos netos. 

Ahora bien, la única forma que ha encontrado China para empezar a mover este mercado del turismo ha sido inmunizando a las personas y, posteriormente, entregándoles una especie de carnet de vacunación al que ellos nombraron como “pasaporte sanitario”. En este documento consta que los pacientes ya han sido vacunados contra el virus, la cantidad de dosis que han recibido, test de PCR constantes donde certifique si son o no pacientes COVID y la capacidad inmune que posee cada individuo al momento del escaneo. 

El certificado sanitario es, básicamente, una aplicación móvil que trabaja directamente con los datos suministrados por el Gobierno de China y las autoridades sanitarias; allí, se ingresa toda la información médica del vacunado y, mediante un escaneo QR, los funcionarios pueden verificar el estatus sanitario de las personas. Estos nuevos permisos ya son aplicados en el país asiático, pero dentro de las las terminales aéreas y terrestres, como una medida necesaria para poder permitir los traslados masivos de personas de un punto a otro de la geografía nacional

En China ha sido bien recibido y ha funcionado de forma asertiva. Sin embargo, el documento sanitario aún no ha sido avalado por otros países del mundo y todavía no se sabe si estos permitirán el acceso de los ciudadanos chinos que porten este certificado. Lo que sí se tiene claro es que el sistema plantea impulsar la economía global con la reapertura de las fronteras mundiales y garantizar el ingreso de extranjeros a otros estados, sin necesidad de congestionar los sistemas sanitarios de los países receptores. 

La iniciativa, por ahora, es obligatoria y exclusiva en China, pero si se replicara en otros países estos tendrían la posibilidad de acceder a esta información médica confidencial de cada viajero escaneando el código QR, algo que, según el Gobierno, sería de gran ayuda a la hora de abrir las fronteras. Aunque esta modalidad no es únicamente aplicada en el gigante asiático, ya que en países como Israel y el Reino Unido se han formalizado aplicaciones similares a la china, además los 27 miembros de la Unión Europea están debatiendo la posibilidad de fomentar este pasaporte verde dentro de la comunidad europea.

Otras Noticias