Estas son las dos vacunas chinas que recibieron la aprobación de la OMS

Ambos medicamentos son seguros y eficaces, según los estudios.
viernes, 2 de abril de 2021 · 18:30

Los científicos y expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificaron que las vacunas chinas, Sinopharm y Sinovac, son capaces de prevenir los síntomas del coronavirus desde la primera dosis aplicada. Al parecer, ambos sueros inoculantes resultan eficaces y seguros, demostrando altos niveles de confiabilidad, según datos suministrados por las fabricantes asiáticas. 

Citando un comunicado de la OMS, la candidata Sinopharm del Grupo Farmacéutico Nacional Chino demostró una eficacia del 78.89% con solo una dosis de la vacuna, evidenciado apenas en la fase tres del ensayo clínico. No obstante, resta que la compañía asiática suministre nuevos datos para cotejar la información en pacientes de avanzada edad y personas con morbilidades crónicas. 

Según el organismo global, en los ensayos participaron 25.730 voluntarios y no evidenciaron efectos secundarios o complicaciones severas después de la inyección, salvo los síntomas comunes: malestares musculares y leves quebrantos. Asimismo, detalló que ambos medicamentos generaron una respuesta inmune a la enfermedad viral, aunque la empresa asiática está realizando nuevas investigaciones para identificar y redefinir si los pacientes necesitarán otra dosis de refuerzo a la larga. 

Aclarado todo esto, la Organización Mundial de la Salud recomendó a los diferentes países utilizar las vacunas chinas, Sinopharm y Sinovac, ante los altos estándares superados por los medicamentos exigidos globalmente por el ente sanitario. 

La lenta campaña de vacunación en el mundo

Una de las principales críticas de la OMS sobre la jornada global de vacunación contra el coronavirus fue el lento ritmo del operativo a nivel mundial. A ciencia cierta, de los 195 países y territorios de la orbe reconocidos por las Naciones Unidas (ONU), solo unos 10 están inoculando a sus poblaciones de manera “rápida y agilizada”, mientras que el resto de los Estados presentan severos problemas, sin contar los casi 50 territorios del mundo donde los inoculantes ni siquiera llegaron.

Para el órgano multinacional, resulta inaceptable que regiones desarrolladas del mundo cuenten con índices de vacunación tan bajos, pese a que las vacunas llevan más de tres meses circulando. Por ejemplo, en la Unión Europea (UE) donde se empezó a inmunizar desde el pasado 27 de diciembre, apenas se contabilizaba un 1% de la población inyectada.

Otras Noticias