Un cohete fuera de control se acerca a la Tierra, pero no se sabe dónde impactará

El centro de control de China trazó una línea de ruta, aunque no es exacta.
viernes, 7 de mayo de 2021 · 11:30

Los restos de un cohete made in China, llamado Gran Marcha 5B, volverán a ingresar a la atmósfera de la Tierra este fin de semana (entre el 8 y el 9 de mayo), tras pasar los últimos ocho días orbitando “fuera de control” alrededor del planeta. Lo peculiar de este reingreso es que no sabe ni cuándo ni dónde impactarán las partes de la nave destruida y, a ciencia cierta, tampoco se conoce cuántas piezas sobrevivirán a la desintegración atmosférica del planeta.

Lo que sí es cierto es que los restos se dirigen a la Tierra y justo en este momento está realizando una desorbitación no controlada, es decir, que está dando vueltas de forma rápida y descontrolada alrededor del planeta, lo que ha provocado que su posición descienda a un punto de la atmósfera inferior y, según los cálculos trazados por la Agencia Espacial de China, podrían ingresar sobre alguna región del Atlántico Sur, o caer sobre un país al norte de América del Sur o impactar en el gigantesco Pacífico Norte.  

Muy a groso modo, China ha trazado esta posible ruta de ingreso que ha ido variando con el paso de las horas, explicando que “no será posible identificar la trayectoria del objeto hasta que no ingrese a la atmósfera y la magia de la gravedad haga lo suyo”. Sin embargo, los cálculos prevén que suceda entre el sábado y el domingo y, citando a las autoridades del país asiático, existe una mínima probabilidad de que estos causen algún daño donde caigan.

Al entrar a la atmósfera de la Tierra, los restos del cohete se quemarán de forma inmediata y es muy poco probable que generen algún daño al impacto. 

 

El Pentágono revela sus planes con el cohete

Esta mañana, el titular del Departamento de Estado de Estados Unidos (Pentágono), Lloyd Austin, ha confirmado que el país de América del Norte no planea derribar el cohete chino “caiga donde caiga”, aunque espera que los restos aterricen en una posición alejada de poblaciones, donde no ocasione ningún daño a nadie. 

Recordemos que esta nave espacial fue la encargada de llevar a la órbita al primer módulo espacial con el que China planea formar su propia estación espacial, no obstante, el cohete Gran Marcha 5B entró en una órbita fallida el pasado 29 de abril, lo que descontroló su trayectoria.