"Pensé que iba a morir": un hombre estuvo dentro de una ballena, pero sobrevivió para contarlo

El hombre narró todo el episodio de su encuentro desde la camilla de un hospital.
sábado, 12 de junio de 2021 · 12:50

“Ser tragado por una gigantesca ballena jorobada y sobrevivir para contarlo” forma parte de una peculiar anécdota que solo le había ocurrido a un anciano padre (Geppetto) y su travieso hijo de madera (Pinocho) en un famoso cuento infantil del escritor italiano Carlo Collodi. Sin embargo, esta historia está lejos de ser una fábula de ficción, porque algo muy similar le sucedió a un pescador estadounidense, esta misma semana.

Michael Packard, un veterano buzo del estado de Massachusetts, Estados Unidos, asegura que fue “engullido por un cetáceo jorobado” mientras buceaba en las costas de Boston. El increíble relato del pescador ocurrió el viernes por la mañana, en la cálida Bahía de Massachusetts, donde este experimentado nadador trabaja diariamente, ya que se dedica a la pesca de langostas. 

Las ballenas jorobadas pueden medir hasta 16 metros de largo.

Al parecer, el hombre se sumergió, como de costumbre, unos 14 metros de profundidad bajo el nivel del mar, cuando de repente sintió “un golpe en seco, un gran bulto y una oscuridad absoluta”; acto seguido se percató que había sido tragado por una ballena.

“En mis 40 años de experiencia nunca me había sucedido algo similar'', relató ante los medios de comunicación el hombre de 56 años, quien afortunadamente escapó de las fauces de la ballena jorobada.

Según el portal de noticias BBC de Londres, esta clase de mamíferos cuando se alimentan, generalmente suelen hacerlo de a bocados, es decir, abren al máximo su mandíbula y engullen todo a su paso, entonces es muy posible que Michael Packard haya sido parte de su banquete accidentalmente, porque estos animales no suelen atacar a los humanos, a diferencia de las orcas

El hombre se encuentra sano y salvo. 

“Vi mi vida pasar ante mis ojos”

 

El sobreviviente pensó que había sido atacado por un enorme tiburón de los que abundan en la zona, “pero cuando palpó a su alrededor se dio cuenta que era una ballena, porque no tenía dientes prominentes”, narró esta mañana desde su cama de hospital en Boston.

Cuando me di cuenta que estaba en la boca de una ballena y que estaba intentando tragarme me dio mucho miedo, pensé que iba a morir. Vi las imágenes de mi vida pasar ante mis ojos y recordé a mis hijos y a mi amada esposa.

Al cabo de unos segundos o quizás minutos, porque no está claro cuánto duró el encuentro, la ballena finalmente emergió a la superficie y, sin más, lo escupió.

Packard relató que en unos segundos ya nadaba hacia su barco, desde allí fue trasladado a un hospital, debido a que presentó serias lesiones y hematomas en todo su cuerpo, pero sobre todo en las piernas y los brazos. Sin embargo, se encuentra estable y agradecido por estar vivo.