La mayor ciudad de Nueva Zelanda continuará en cuarentena por "casos misteriosos" de coronavirus

El país oceánico intenta controlar el nuevo brote originado por la variante Delta.
lunes, 13 de septiembre de 2021 · 10:21

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció que la ciudad de Auckland deberá estar bajo estricta cuarentena al menos una semana más. La causa: el nuevo brote de la variante Delta y la detección de casos sin vínculos detectables.

Durante el fin de semana, se registraron 54 nuevos positivos en el país oceánico y hoy, 33. Aunque a comparación de otros países pueda parecer que sean cifras insignificantes, se trata de un pequeño aumento con respecto a la semana pasada.

De los casos activos, no pudo establecerse la cadena de contagios de 17, pero 3 o 4 son los que verdaderamente preocupan.

“Estos casos misteriosos aún continúan apareciendo y el hecho de que los estemos detectando a través de vigilancia y testeos comunitarios, en lugar de por rastreos de contactos, es por lo que estamos preocupados porque eso sí representa un riesgo”, afirmó la premier de Nueva Zelanda. Por eso, decidió mantener el máximo nivel de alerta.

Ardern es una de las líderes más aclamadas por su lucha contra la pandemia.

“El nivel 4 sigue siendo nuestra mejor opción para ganarle a la variante Delta y para contener al virus en este momento del brote. No queremos arriesgar los sacrificios que todos hicieron y todo el trabajo involucrado al pasar a un nivel 3 demasiado rápido”, argumentó Ardern.

En este sentido, la gobernante laborista agradeció a los habitantes de Auckland por sus esfuerzos. “Su buen trabajo es la razón por la que el resto del país está a salvo. Les debemos una enorme gratitud”, continuó.

La inmunóloga Dianne Sika-Paotonu, de la Universidad de Otago, Nueva Zelanda, está de acuerdo con Ardern. “La detección de casos misteriosos sin relación con el brote actual es preocupante. La transmisión comunitaria parece continuar y será importante identificar y romper las nuevas cadenas de contagio del virus rápidamente. Se necesita que todos estén alertas”, afirmó en un comunicado.

 

La pandemia en Nueva Zelanda

La política de tolerancia cero a la pandemia del Gobierno neozelandés, sumado al hecho de que es un país insular, hizo que este Estado de unos 5 millones de habitantes pudiera mantener el virus a raya.

Cuando el resto del mundo continuaba con la imposición de restricciones, Nueva Zelanda vivía una vida casi normal.

Sin embargo, el pasado 17 de agosto se descubrió el primer caso de la altamente contagiosa variante Delta y se originó un nuevo brote de la enfermedad.

A grandes rasgos, está controlado, pero preocupan los “casos misteriosos”.

Entonces Ardern dispuso un confinamiento nacional que ya se levantó en todo el país menos en Auckland, aunque no totalmente. Esto es así, puesto que las autoridades prefieren que la nación esté preparada en caso de que el virus salga de la ciudad neozelandesa más importante.

Otras Noticias