Una empresa recaudó 15 millones de dólares para que los mamuts vuelvan a caminar sobre la Tierra

Los impulsores de la iniciativa justifican su experimento en la lucha contra el cambio climático.
lunes, 13 de septiembre de 2021 · 12:37

Parece sacado de una película de ciencia ficción, pero no. La empresa Colossal afirmó haber recaudado el dinero suficiente para hacer realidad el sueño de sus fundadores: que los mamuts vuelvan a poblar la tundra ártica 10 mil años después de haberse extinguido en esta región.

Ben Lamm, un emprendedor del área de software y tecnología, y George Church, un profesor de genética en la Facultad de Medicina de Harvard, explicaron a The Guardian cómo planean llevar adelante su experimento para “revivir” a estos gigantescos animales.

Una población pequeña de mamuts sobrevivió hasta el 2.000 a.C en una isla siberiana.

En primer lugar, lo que planean diseñar es un híbrido de elefante y mamut. Partirían de la extracción de células cutáneas del elefante asiático (actualmente en peligro de extinción) y se modificarían para que sean más versátiles y puedan transportar ADN de mamut.

Interesan, particularmente, aquellos genes responsables de hacer que los antiguos animales pudieran resistir el frío extremo, como los del pelo y los de las capas de grasa que hacían de aislante.

Los genomas de mamuts fueron extraídos de especímenes recuperados del permafrost, el área de tierra permanentemente congelada en el norte de Rusia y Canadá.

Los embriones creados en el laboratorio serían luego trasladados a una madre subrogante o a un potencial vientre artificial. De llegar a superar la enorme cantidad de obstáculos que un experimento como este conlleva, las primeras crías estarían listas en seis años.

Nuestro objetivo es hacer un elefante resistente al frío, pero que se verá y comportará como un mamut. No porque queramos engañar a nadie, sino porque queremos algo que sea funcionalmente equivalente al mamut, que pueda disfrutar en temperaturas bajas y hacer todas las cosas que hacen elefantes y mamuts. En particular, derribar árboles”, explicó Church al diario británico.

 

Las razones del experimento

Los cofundadores de Colossal plantean dos argumentos para su experimento. Por un lado, la adaptación del elefante asiático para evitar su extinción. Por el otro, la lucha contra el cambio climático.

Lamm y Church creen que, si estos enormes animales tumbaran árboles en la tundra ártica, podrían ayudar a restaurar sus antiguas planicies y a detener el derretimiento del permafrost al compactar el suelo, algo que podría recuperar el ambiente y luchar contra algunos de los impactos del cambio climático. Pero otros científicos difieren.

“Sabemos que en las zonas boscosas árticas las cubiertas de árboles y musgo pueden ser cruciales en la protección del permafrost. Así que sacar animales y pisotear el musgo sería la última cosa que querrías hacer”, evaluó Gareth Phoenix, un profesor de Ecología para el cambio global de la Universidad de Sheffield, consultado por The Guardian.

Por otro lado, para la bióloga evolutiva del Museo de Historia Natural del Reino Unido, Victoria Herridge, las justificaciones dadas no son plausibles. “La escala en la que tendrías que hacer el experimento es enorme. Estamos hablando de cientos de miles de mamuts que llevarían 22 meses para gestarse y 30 años para alcanzar madurez”, explicó. Por lo pronto, habrá que esperar para ver en qué resulta este experimento.

Más de