Vaticano

“Indignación y vergüenza”: el papa Francisco pidió perdón a los pueblos indígenas de Canadá

Durante un siglo, los niños de los pueblos nativos de Canadá fueron arrancados de sus familias y comunidades.
viernes, 1 de abril de 2022 · 09:27

El papa Francisco reconoció hoy la tragedia que vivieron los pueblos nativos de Canadá y, en un gesto histórico, pidió perdón por los abusos y la discriminación a los que fueron sometidos por parte de miembros de la Iglesia Católica. Además, adelantó que podría visitar el país.

 “Fueron desarraigados. La cadena que pasaba el conocimiento y las formas de vida fue destruida por una colonización que no tuvo respeto hacia ustedes”, aseveró el papa Francisco. El líder religioso estuvo toda esta semana escuchando los duros testimonios de los pueblos Inuit, Métis y Primeras Naciones.

El papa Francisco junto a los representantes de los pueblos Inuit, Métis y Primeras Naciones.

“Se hizo un enorme daño a su identidad y a su cultura. Muchas familias fueron separadas y un gran número de niños resultaron víctimas de estos intentos de establecer uniformidad basada en la idea de que el progreso ocurre a través de la colonización ideológica”, sentenció el papa Francisco.

Asimismo, remarcó que sus testimonios lo hicieron empaparse del sufrimiento y los diferentes tipos de discriminación y abuso que sufrieron, particularmente, en las escuelas residenciales, que eran regenteadas, en su mayoría, por la Iglesia.

A las niñas y niños se les cortaba el cabello al ingresar a la institución.

“Es escalofriante pensar en los decididos esfuerzos para instalar un sentido de inferioridad, de robarles a las personas su identidad cultural, de cortar sus raíces”, señaló el Sumo Pontífice y agregó que todo este sufrimiento concluyó en traumas intergeneracionales.

Todo esto me hizo sentir dos cosas muy fuertes: indignación y vergüenza.

Miembros de la Asamblea de las Primeras Naciones, ayer, en la plaza San Pedro.

El papa Francisco insistió: “Siento vergüenza, y lo repito, por el rol que varios católicos, particularmente aquellos con responsabilidades educativas, tuvieron en todas estas cosas que los hirieron, en los abusos que sufrieron y en la falta de respeto que se mostró por su identidad, su cultura y hasta sus valores espirituales”.

Así, por el papel deplorable que tuvieron estos miembros de la Iglesia, el papa Francisco pidió perdón a Dios y a los pueblos nativos: “Les quiero decir a ustedes, con todo mi corazón: lo siento mucho, y me uno a los obispos canadienses para pedirles perdón”.

Fuente: (Rome Reports)

En esa audiencia en presencia de las delegaciones de los pueblos nativos del extremo norte de América, el papa Francisco anunció que le gustaría visitar Canadá a fines de julio, con lo que responde así a una invitación hecha por el primer ministro Justin Trudeau hace casi un año.

 

Qué fueron las escuelas residenciales

Las escuelas residenciales a las que se refirió el papa Francisco eran internados mayoritariamente católicos adonde eran llevados los niños de los pueblos indígenas tras ser arrancados de los brazos de sus familias y sus comunidades, con el objetivo de reeducarlos en los valores occidentales.

Niñas indígenas en un aula de estos internados canadienses.

Aunque la lucha por la reparación y la reconciliación en Canadá lleva ya muchos años, el año pasado tuvo un nuevo impulso después de que se descubrieran cientos de tumbas de niños indígenas en los terrenos de los antiguos internados.

Lejos de ser algo del pasado, todavía hoy existen sobrevivientes de dichos institutos. Es que, a pesar de que la primera de estas escuelas abrió a fines del 1800, la última cerró recién en 1996. En todo ese tiempo, a unos 150 mil niños indígenas se les robó la lengua, la cultura y la familia.

Otras Noticias