Pandas

Los pandas evolucionaron para poder comer bambú hace 6 millones de años, según un nuevo estudio

La alimentación de estos animales nativos de china se basa casi totalmente en esta planta.
jueves, 30 de junio de 2022 · 20:00

Un grupo de científicos estadounidenses, encabezado por especialistas del Museo de Historia Natural de Los Ángeles, descubrió que el falso pulgar que utilizan los pandas para poder comer bambú podría haberse originado hace millones de años.

Todos han visto las imágenes totalmente adorables de estos animales agarrando la caña de bambú y dándole mordiscos. Los videos y fotos están por todo Internet. Sin embargo, al contrario de lo que podría pensarse, los pandas nunca desarrollaron pulgares opuestos propiamente dichos para poder alimentarse de esta manera.

Fuente: (Panpy Pie)

Al contrario, lo que tienen es un dedo similar que se origina a partir del sesamoideo radial, un hueso de la muñeca. Esta estructura ósea ya se había observado en otros restos de antiguos pandas de hace entre 100 y 150 mil años. Sin embargo, el estudio que se publicó hoy en Scientific Rerports da cuenta de que un antepasado de estos mamíferos, el Ailurarctos, ya podría haber tenido este falso pulgar.

Los científicos utilizaron para su estudio el hueso de la muñeca de un Ailurarctos, encontrado en el yacimiento Shuitangba (China) y que data del Mioceno tardío, es decir, de hace entre 6 y 7 millones de años. El análisis arrojó que aquel extinto animal tenía una estructura similar a la de los pandas actuales, solo que con diferencias en su tamaño y forma. Así, la capacidad de los pandas para agarrar el bambú está en su linaje desde hace millones de años.

Los huesos de una de las extremidades anteriores de un panda.

 

Una explicación al por qué de los falsos pulgares

Al comprobar que ya los Ailurarctos tenían esta estructura ósea en las extremidades, los científicos se preguntaron cómo es que los pandas no desarrollaron pulgares propiamente dichos, pero encontraron la respuesta a esta pregunta en las propias características del falso pulgar.

Actualmente, este sexto dedo es más corto que el de sus antecesores, tiene una superficie exterior aplanada y un gancho en su extremo. Este último le ayudaría a agarrar mejor el bambú, mientras que su tamaño y la superficie aplanada pueden ser de más utilidad para soportar mejor el peso a la hora de caminar.

El bambú representa el 99% de la dieta de los pandas.

"Cinco o seis millones de años deberían ser suficientes para que el panda desarrollara falsos pulgares más largos, pero parece que la presión evolutiva de tener que viajar y soportar su peso hizo que el pulgar fuera lo suficientemente corto como para ser útil sin ser lo bastante grande como para estorbar", señalo Denise Su, de la Universidad de Arizona y una de las investigadoras del estudio.

Más de