Olores

Un grupo de científicos quiere traer al presente los olores del pasado: los agradables y los no tanto

Los investigadores buscan hacer una enciclopedia de aromas para la posteridad.
domingo, 3 de julio de 2022 · 03:00

Un equipo de químicos e historiadores de distintos países de Europa quiere cambiar la “jerarquía de los sentidos” que caracteriza a la mayoría de los estudios históricos. Por eso, se propusieron investigar y recrear cómo eran los olores del pasado para introducirlos en los museos y lugares de interés, para que las personas del presente puedan tener una idea más acabada sobre cómo era vivir siglos atrás.

Para hacerlo, se basan en el estudio de pinturas y textos que evoquen aquellos olores generados por hábitos, dietas y costumbres que ya no existen en la actualidad. “En Alemania están analizando decenas de miles de imágenes históricas relacionadas al aroma, mientras que en Italia se están concentrando en el análisis textual, desde viejas fórmulas médicas hasta manuales de cocina”, explicó la investigadora británica Cecilia Bembibre.

Un antiguo mercado en Roma, en 1946.

Los investigadores sostienen que los indicios olfativos también tendrían que ser guardados para la posteridad, como se hace con los visuales y los escritos. El trabajo resultará en una enciclopedia de olores históricos de Europa, que podrá brindar no solamente un mayor conocimiento sobre la vida de las personas que vivieron en aquellos períodos, sino que también podrá explicar cómo cambian los ambientes en el mundo.

 

Qué se está recreando

En la sede central de las investigaciones, en Ámsterdam, Países Bajos, se lleva adelante una tarea no muy agradable: la recreación del olor que emanaba de los canales sucios de la antigua capital. En otras palabras, se trata de traer al presente el hedor que mezclaba cadáveres, agua de mar y cloacas. Asimismo, buscan recrear los pomander, un objeto con fragancia que se llevaba encima para maquillar estos horribles olores.

Los canales antiguos de Ámsterdam, en una pintura de Pieter van Bommel.

Otros equipos tienen trabajos un poco más agradables. Por ejemplo, algunos se encuentran enfocados en la recreación de mezclas de incienso que ya fueron olvidadas o antiguas recetas culinarias.