Afganistán

Los talibanes ganaron y las mujeres perdieron: cómo está Afganistán a un año de la toma de Kabul

El país asiático está sumido en una situación humanitaria desesperante.
lunes, 15 de agosto de 2022 · 10:15

En las calles de Kabul, los talibanes festejan. Hoy se cumple un año desde que arrebataron el control de la capital de las débiles autoridades de Afganistán y, con ello, sellaron la veloz reconquista del país en una ofensiva relámpago de tan solo unos meses. Sin embargo, en un país quebrado y hundido en una gran crisis humanitaria, poco hay para celebrar.

El día de hoy fue declarado feriado por parte de las autoridades que ahora comandan el país asiático. De acuerdo con lo que consignaron las agencias internacionales de prensa, la circulación en las calles era escasa, pero combatientes talibanes armados coreaban gritos de victoria en un sector específico de la capital de Afganistán: frente a la antigua embajada de Estados Unidos.

Los talibanes festejan en Kabul.

“¡Viva el Emirato islámico! ¡Alá es grande!”, vociferaban al celebrar su vuelta al poder después de una operación militar de Occidente y liderada por Estados Unidos que duró 20 años y que terminó abrupta y caóticamente tras el 15 de agosto de 2021 (las últimas tropas extranjeras salieron del país el 31 de agosto de ese año). Para la mayoría de los 38 millones de habitantes de Afganistán, no obstante, hoy no es un día alegre.

 

Crisis humanitaria

Los 20 años que transcurrieron entre 2001 (cuando Estados Unidos invadió Afganistán) y 2021 fueron años de guerra continua. Por eso, muchos afganos reconocen que la violencia disminuyó desde que los talibanes están en el poder. Sin embargo, la situación económica es devastadora.

Una familia de nueve personas  comparte una hogaza de pan, que constituye todo su almuerzo.

En estas dos décadas el país no había logrado valerse por sí mismo. El 45 % de su PIB dependía de la ayuda extranjera y esta representaba el 80 % del presupuesto del Estado, según la agencia AFP. No obstante, como ningún país del mundo reconoce al Gobierno talibán, la ayuda se cortó.

Algunos programas de asistencia sanitaria y alimentaria se reanudaron, pero ¿quién va a aportar ayuda para proyectos a largo plazo si no hay confianza en el Gobierno?, como se pregunta Roxanna Shapour, de Afghanistan Analysts Network.

Fuente: (Euronews).

En este contexto, al menos la mitad de la población vive en una situación de pobreza extrema. Sin poder alimentarse y con los precios de la comida cada vez más altos, a causa de la guerra en Ucrania, muchas familias no vieron otra opción más que recurrir a medidas extremas, como vender algunos de sus órganos vitales o, incluso, a algunos de sus hijos.

 

Las mujeres, borradas

Desde que los talibanes tomaron el poder de Afganistán, las minorías religiosas y étnicas sufrieron reiterados episodios de violencia. Sin embargo, ningún otro grupo fue más afectado por el cambio de régimen que las mujeres. A pesar de que el grupo islamista radical empezó su gestión diciendo que serían respetuosos de los derechos de las mujeres, esto no se cumplió.

Fuente: (El País).

Al día de hoy, por ejemplo, las adolescentes no pueden ir a la escuela y las mayores fueron vetadas de muchos ambientes laborales. Además, en mayo, se dispuso como regla que tienen que usar un velo que les tape el cuerpo y el rostro en los espacios públicos. No obstante, lo que sí cambió en estos 20 años son las mujeres afganas y no se van a quedar de brazos cruzados mientras las botas talibanas pisotean sus derechos.

Ellas no se rinden: organizan protestas en las calles o en las casas si son reprimidas y arman clases clandestinas, por ejemplo. Los talibanes son conscientes de que no se van a rendir tan fácilmente y, por eso, dispusieron nuevos castigos para disuadirlas. Antes, a quien no seguía las reglas, la golpeaban, pero ahora castigan a los maridos, a los padres o a los hermanos, por lo que llevan la violencia hacia adentro de las casas.

Otras Noticias