Nacionales

Los ahorristas venden dólares y migran a inversiones en pesos

Lo que hace tiempo atrás resultaba impensado ahora se convirtió en una tendencia que cobra fuerza día a día: la de salir del billete verde, pasarse a moneda local.
jueves, 12 de noviembre de 2009 · 00:00
Lo que hace tiempo atrás resultaba impensado ahora se convirtió en una tendencia que cobra fuerza día a día: la de salir del billete verde, pasarse a moneda local, constituir un plazo fijo corto, ganar con la tasa y recomprar divisas. Los argentinos conocen de cambios de escenario. Las sucesivas crisis que debieron afrontar los “curtió” contra los temporales económicos y financieros que debieron enfrentar. El billete verde fue su gran aliado para protegerse ante la mayor incertidumbre. Entonces, se inició el avance de una gran parte de la sociedad en desarmar sus tenencias en dólares y volcar su dinero a plazos fijos en moneda local.

Bicicleta a la criolla

Recientemente iProfesional.com anticipó sobre la reaparición de la célebre “bicicleta financiera”. Quienes se suben a ella se desprenden de sus dólares y los colocan a plazo fijo, con la intención de obtener una renta que les asegure una ganancia en moneda extranjera.

Al respecto, el economista Tomas Bulat resaltó: “En la medida en que la divisa no se mueva demasiado, se empieza a buscar algunas rentas medidas en dólares. Esto es, si veo que tengo un horizonte en el que la divisa no se va a mover, puedo venderlas, pasarme a moneda local y evalúo que retorno obtengo para después recomprar, con lo cual hago una bicicleta. Pero el hecho a destacar es que la unidad de valor sigue siendo en dólares, no hay un cambio de mentalidad. Y es así como el peso se convierte en un instrumento para incrementar mi rentabilidad en dólares”.

Bulat resaltó además que lo que ocurre ahora no es un proceso de desdolarización sino un mecanismo que utiliza a la moneda local para conseguir mayor rentabilidad en otra moneda.

“Va a durar un tiempito, no es eterno. Pero es un buen momento para dar el saltito”, concluyó.
En este sentido, el economista Gabriel Caamaño Gomez, de Joaquín Ledesma & Asociados, también advirtió que el fenómeno es temporal, porque “a largo plazo la gente sigue ahorrando en dólares”.

Los bancos agradecidos

Del otro lado del mostrador, el sistema bancario festeja al ver cómo aumentan las colocaciones.
Sin embargo, tampoco muestran demasiado entusiasmo en captar más depósitos y, por ende, tentar al ahorrista con una mayor tasa. Tal es así, que desde fines de julio a la fecha el interés ofrecido cayó unos 3 puntos porcentuales.

¿Qué hacen entonces las entidades?

Prestan cada vez más al Estado, alentados por este mayor flujo de caja e inflados por la abundante liquidez que supieron conservar en épocas preelectorales, fenómeno del que diera cuenta este medio.

Cambia, todo cambia

El cambio de signo en la salida de capitales contribuyó significativamente a afianzar este nuevo escenario.

“La clave de esta primavera financiera que vive el país es la baja en la dolarización de portafolios", sostuvo Carlos Melconian, titular de M&S Consultores.

En efecto, de un nivel de fuga de u$s2.000 millones mensuales que azotara a la economía durante el primer semestre del año, se pasó a un ingreso neto que, según cálculos de la consultora de Miguel Bein, rondaría los u$s350 millones en octubre.

Jorge Todesca, director Finsoport y ex viceministro de Economía, confirmó el cambio de escenario: “Lo que estamos viendo es un proceso contrario al que registrábamos hace unos meses, en los que se observaba una dolarización de los depósitos”.

Implicancias

“Al sistema financiero le aporta una mayor liquidez, le facilita la tarea de prestar y contribuye a la baja en las tasas. El efecto es positivo”, remarcó Bulat.

Todesca también sostuvo que este proceso “es bueno tanto para el Banco Central como para el país, dado que contribuye a reducir el costo de los préstamos, que es uno de los objetivos del BCRA”.

E

Otras Noticias