Nacionales

Un tribunal porteño falló a favor del matrimonio homosexual

Mientras que el Congreso discute la reforma al Código Civil para permitir las uniones entre personas del mismo sexo, un tribunal de la ciudad declaró la inconstitucionalidad de sus artículos 172 y 188, y ordenó al Registro Civil que case a una pareja masculina.
jueves, 12 de noviembre de 2009 · 00:00
El Juzgado de 1ª instancia en lo Contencioso Administrativo Nº 15 de la Capital Federal declaró, en un fallo de fecha 10 de noviembre, la inconstitucionalidad de los artículos 172 y 188 del Código Civil “en cuanto impiden que los señores Alejandro Freyre y José María Di Bello puedan contraer matrimonio”, y ordenó al Registro Civil y Capacidad de las Personas “que celebre el matrimonio de los actores, en caso de que así lo soliciten”. Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad podría apelar el fallo.

Se trata de una decisión sin precedentes, pues hasta el momento los amparos presentados en ese sentido no habían logrado el visto bueno de la Justicia. La Corte Suprema de Justicia de la Nación tiene, incluso, dos causas a resolver en las que se reclama la inconstitucionalidad de los artículos 172 y 188, los que limitan el matrimonio a “un hombre y una mujer”, que por estos días son objeto de discusión en el Congreso.

La jueza Gabriela Seijas comenzó la sentencia reconociendo “el amor y la admiración mutua” que manifestaron Alejandro Freyre y José María Di Bello, quienes iniciaron el recurso de amparo, y reseñó una gran cantidad de doctrina y jurisprudencia para apoyar su fallo.

La magistrada argumentó que “el derecho a la igualdad supone previamente el derecho a ser quien se es y la garantía de que el Estado sólo intervendrá para proteger esa existencia y para contradecir cualquier fuerza que intente cercenarla o regularla severamente”. Además, comparó la restricción para contraer matrimonio con “ejemplos paradigmáticos del derecho comparado, como las leyes de la Alemania Nazi que prohibieron el matrimonio entre ‘judíos y súbditos de sangre alemana o asimilables’, o las restricciones que padecieron los negros, asiáticos e indios en Estados Unidos desde la época colonial”.

Además, desestimó el argumento del Gobierno de la Ciudad en cuanto “sostiene que la pretensión de los actores puede ser satisfecha apelando al instituto de la unión civil” al sostener que “carece del valor simbólico del matrimonio”.

Si bien el fallo puede ser apelado -y seguramente lo será- por el Gobierno de la Ciudad, sienta un precedente para otros que ya se encuentran en la Justicia.

En febrero de este año llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación el amparo de Alejandro Vannelli y Ernesto Larrese, quienes en junio de 2007 intentaron contraer matrimonio, y se sumó al de María Rachid y Claudia Castro, dirigentes de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, quienes tampoco pudieron casarse en febrero de ese mismo año.

En agosto de este año, el procurador general de la Nación, Esteban Righi, emitió un dictamen en el que recomendó que el Congreso trate el tema. “Ninguna solución sana ha de venir por la vía del desconocimiento de la realidad que viven estos conciudadanos”, afirmó el procurador en su dictamen.

Semanas atrás, el Congreso comenzó la discusión de dos proyectos para modificar el Código Civil y permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero el debate se vio frustrado cuando el Frente para la Victoria y el radicalismo quitaron su apoyo a la iniciativa.

En la frustrada reunión de las comisiones de Familia y de Legislación General en la que se intentó dar dictamen sobre el proyecto, la diputada Marcela Rodríguez, del bloque de la Coalición Cívica, dijo que "sería lamentable que tengamos que acudir a la Corte Suprema de Justicia para que todos y todas podamos casarnos". Hoy, la Justicia parece haber dado un paso adelante en ese sentido.


Fuente: Infobae

Otras Noticias