Nacional

Néstor Kirchner: "Cristina merece un Congreso leal"

El presidente del PJ disparó contra la oposición, sin olvidarse de su archienemigo Julio Cobos y pidió "conservar la gobernabilidad". ¿Cuál es la estrategia?
miércoles, 11 de febrero de 2009 · 00:00
Más allá de que termine siendo o no candidato, Néstor Kirchner será el jefe de campaña indiscutido del oficialismo en 2009. En un discurso que dio ayer en un gimnasio del club Brown, de Adrogué, el presidente del PJ delineó parte de su estrategia. Desde el atril envió un mensaje brutal: dejó trascender que sus contrincantes electorales buscan desestabilizar al Gobierno: “Son tiempos de gobernar. Sé que algunos están muy apurados por encarar el tema electoral, pero Argentina necesita gobernabilidad”, afirmó. En el mismo sentido, arengó a los bonaerenses a votar al proyecto K, para evitar así que el Congreso sea tomado por las fuerzas de la oposición: “Tenemos que darle a Cristina un Congreso que la ayude y sea leal. Ellos quieren ponernos trabas, que se frustre el proceso”, alertó, sin dar pruebas concretas sobre a qué y a quién se refería.

El santacruceño también fue ambiguo con la posibilidad de ser candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires. “No, no, yo vine vine a hablar como presidente del partido”, le contestó a la prensa cuando se le preguntó si efectivamente iba a presentarse a elecciones en el distrito más poblado del país. En diálogo con C5N, su canal de noticias preferido, dejó trascender que no busca la candidatura: “Hoy estoy ocupado trabajando con todas mis fuerzas en conservar la gobernabilidad, en tratar de corregir los errores que uno puede haber cometido y en apoyar fuertemente este Gobierno”. A pesar de que la frase no fue del todo clara, Crítica de la Argentina pudo saber que las más altas autoridades del Gobierno la interpretaron como una negativa de Kirchner a postularse en los comicios. Varios funcionarios de primera línea se comunicaron entre sí para comentar al detalle los dichos del jefe, a quien parte del Gabinete sigue considerando como la mejor opción para ganarle a la oposición, partidaria y de la otra.

En el acto de ayer, el Presidente del PJ estaba acompañado en el escenario por el intendente local, Darío Giustozzi; el jefe de Gabinete, Sergio Massa; el vicegobernador de Buenos Aires, Alberto Balestrini; el influyente secretario de Obras Públicas, José López; y la ministra de la misma área a nivel provincial, Cristina Álvarez Rodríguez.

Giustozzi y Balestrini precedieron a Kirchner en el uso de la palabra. El intendente celebró la ayuda oficial que recibe su distrito, que el propio Kirchner cuantificó en 500 millones de pesos. Balestrini, titular del PJ bonaerense, aprovechó para enviar un mensaje al PJ disidente, que se reúne hoy (ver página 6). Adelantó que el oficialismo convocará a los opositores partidarios a confrontar en una interna: “A ese peronismo opositor lo vamos a invitar a participar de internas en junio o julio. Algunos nos hablan del justicialismo opositor y yo me preguntó qué es”.

Kirchner cree que el PROperonismo evitará presentarse en una interna contra el oficialismo, lo que le permitiría adueñarse de las banderas del “justicialismo” y, sobre todo, del sello partidario para las boletas, según contaron fuentes del Gobierno.

El presidente del PJ está convencido que el reparto de obra pública en los distritos del conurbano será clave para asegurarse el apoyo del aparato del PJ. En su discurso de ayer igualó esas políticas con el plan anticrisis que lanzó el presidente norteamericano Barack Obama, con quien insiste en compararse: “Lo escuchaba a Obama impulsar lo mismo que nosotros: medidas sectoriales”, dijo.

Aunque pidió a su audiencia ser prudente y no responder “agresiones”, el santacruceño aprovechó el micrófono para criticar a Mauricio Macri: “Es fácil gobernar la Capital Federal con todos los recursos que tiene”. También castigó a Elisa Carrió y a la UCR. Dijo que había que tener “memoria” y recordar a la Alianza “que nos llevó a la crisis del 2001”, a pesar de que parte de su gabinete integró esa administración, como la ministra de Defensa, Nilda Garré; o la de Salud, Graciela Ocaña.

Ni bien terminó su discurso, Kirchner saludó a los militantes.

Otras Noticias