Sociedad

Lo iban a enterrar, pero apareció vivo

Un hombre al que dieron por muerto, y cuyos restos sus familiares se aprestaban a sepultar, se reportó con vida. El esqueleto había sido encontrado en el fondo de un río.
viernes, 6 de febrero de 2009 · 00:00
"Nosotros teníamos todo preparado para darle sepultura a los restos, incluso habíamos hecho una colecta para alquilar un micro que pueda llevar a familiares y amigos de los pueblos cercanos al entierro", reveló Venancio Valencia, hermano del "aparecido" Cesario Valencia, con quien se reencontró.

La inusual situación comenzó el domingo cuando un pescador deportivo junto con su familia se trasladó a un tranquilo tramo del río Mayo, en cuyo fondo descubrió dos antebrazos y la calavera de un cuerpo, lo que denunció ante la comisaría local, informaron a Télam fuentes policiales y de la fiscalía de la zona.

Los investigadores de Chubut que asistieron a la escena descubrieron otros restos del mismo cadáver que habían sido incinerados, lo que consideraron un fuerte indicio de que se trataba de un homicidio y de un intento de borrar toda evidencia para dificultar la identificación de la víctima.

En Buen Pasto, un caserío del sur de Chubut ubicado 80 kilómetros al norte de la localidad de Río Mayo, la familia de Cesario Valencia, un hombre de 67 años cuya desaparición reportaron el mes pasado, dijo que se trataba de sus restos, basándose en los pocos elementos que tenían a la vista.

Frente al reconocimiento de los familiares, la Policía dio por sentado que Valencia había muerto e inclusive el comisario del pueblo, Juan Calegari, anunció oficialmente que la identidad de la presunta víctima estaba esclarecida.

También se tejieron varias conjeturas respecto a las causas del homicidio, entre ellas un pleito por mujeres que orientaba la sospecha hacia un poblador rural.

Pero todo volvió a fojas cero cuando el "muerto" apareció vivo en la localidad santacruceña de Las Heras, donde se presentó ayer ante la Policía ni bien se enteró por las radios locales sobre su "deceso".

Fuentes de la investigación explicaron que el Registro Nacional de las Personas no había confirmado la muerte del hombre cuando se le preguntó desde Chubut y eso demoró la entrega de los huesos a los deudos que, de no haber sido así, hubieran sepultado un esqueleto que no pertenecía a la familia.

En el caso interviene la justicia del Chubut con asiento en Sarmiento cuyo fiscal, Raúl Coronel, remitió hoy los restos para que sean examinados por los forenses.

Otras Noticias