Nacional

'Las causas están demoradas por las constantes chicanas de los jueces”

La Presidenta afirmó que no "cree" en la pena de muerte como una herramienta para garantizar seguridad, e instó a abordar "con hidalguía" el debate sobre la seguridad en su totalidad.
viernes, 6 de marzo de 2009 · 00:00
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy que "los argentinos necesitamos justicia a secas, para los que delinquen y violan las leyes, sea para los derechos humanos o para los delitos comunes" y afirmó que "el presupuesto está" y también los jueces, sean titulares o subrogantes.

Al referirse a las declaraciones de la integrante de la Corte Suprema de Justicia, Carmen Argibay, la Presidenta coincidió en criticar a los medios de comunicación por contribuir a generar temor en la sociedad al repetir "358 veces al día" un crímen porque -dijo citando palabras de la jueza- "parece que hubiera exactamente 358 crímenes y no uno solo".

"Me gustaría que las noticias se publicaran completas y que dijeran que además de criticar al gobierno, (Argibay) también criticó a los medios de comunicación por cómo contribuyen a generar un temor en la sociedad", dijo la mandataria durante el acto de llamado a licitación para la construcción de la autopista Perón.

Argibay -dijo la Presidenta- "también criticó a los medios de comunicación por el tratamiento que dan al tema inseguridad, y se pronunció también contra la pena de muerte, y acerca de la inclusión social como tema clave en materia de inseguridad".

La presidenta descartó que la inseguridad responda a la falta de jueces porque, dijo, "todas las causas tienen juez, no hay ninguna causa paralizada, si no tienen juez titular, tienen juez subrogante", de acuerdo a información que brinda Télam.

Además, recordó que en los últimos años se designaron "más de 300 funcionarios y magistrados" y que en el 2008 "el Parlamento, por iniciativa del Poder Ejecutivo, sancionó leyes para agilizar aún más los trámites de subrogancia, para que todos los casos estén absolutamente cubiertos".

En cuanto al presupuesto, dejó claro que "hay presupuesto" en el Poder Judicial, y mencionó las obras que se están realizando para "una importante biblioteca, la morgue y la digitalización de la Justicia".

Dijo que el tema de derechos humanos y de inseguridad en general son "centrales" para el gobierno y asumió que "las causas de delitos de lesa humanidad están demoradas por "las constantes chicanas judiciales y la constante demora de los jueces para tomar decisiones, lo que hace que se llegue al disparate de que jueces dejen en libertad (a represores como) al capitán (Alfredo) Astiz".

En este marco, también hizo referencia a la absolución del violador de una joven discapacitada por un error procesal de la fiscal a cargo del caso.

"Todos tenemos responsabilidades, pero la liberación de detenidos que luego vuelven a cometer delitos y que tienen un altísimo grado de peligrosidad es responsabilidad de la Justicia, y esto no es echar la culpa a otro poder, porque los únicos que pueden juzgar y encarcelar a quienes delinquen en un sistema de división de poderes es la Justicia", puntualizó la jefa de Estado.

La Presidenta dejó claro que el Poder Ejecutivo puede "comprar muchos patrulleros, nombrar policías, construir comisarías, todo lo que sea la infraestructura de la seguridad, pero lo que hace a juzgar, encarcelar y condenar y no liberar a quienes resultan personas peligrosas para el conjunto de la sociedad, eso solamente en la República Argentina, afortunadamente, pueden hacerlo los jueces".

"Creo que cada uno tiene que hacerse cargo de la parte de responsabilidad que le cabe en este tema", enfatizó.

La mandataria también se refirió al debate respecto a la justicia garantista o la justicia de mano dura, y dijo que la discusión "no tiene sentido" porque "los argentinos necesitamos justicia a secas, para los que delinquen y violan las leyes, sea para los derechos humanos o para los delitos comunes".

"No hay tal dicotomía, hay justicia o no hay justicia, hoy los jueces en la Republica Argentina cuentan con los instrumentos apropiados para que aquellas personas que constituyan un peligro para la sociedad por los

Otras Noticias