Nacional

El último adiós al gran demócrata

Los restos del ex presidente llegaron al Congreso, donde serán velados; desde temprano, hay personas en el lugar para darle el último adiós.
miércoles, 1 de abril de 2009 · 00:00
A partir de las 8.30 será velado el ex presidente Raúl Alfonsín, fallecido anoche, en el Congreso Nacional. 

Las vallas del frente del histórico edificio fueron cubiertas con una bandera argentina de 35 metros por 1,50 de ancho, y por una algo más corta, roja y blanca, con el nombre del partido en el que militó toda su vida.

"Por las luchas de ayer, por los derechos de hoy, por la igualdad de mañana. Juventud Radical", decía una de las banderas.

Otra, con un retrato del dirigente muerto decía a modo de tributo: "Sos nuestra bandera", firmado por "Los hijos de la democracia", y había tres iguales de "Gracias Raúl. Flia Báez. UCR Benavídez".

El ex presidente Raúl Alfonsín será velado a partir de las 8.30 de este miércoles en el Congreso y las puertas al público se abrirán a las 10 hasta las 20 hrs, según informaron fuentes de la presidencia del Senado.

En tanto, el jueves 2 de abril las puertas se abrirán a las 10 y a las 12 los restos de Alfonsín serán llevados al cementerio de la Recoleta donde serán sepultados a las 14.

El féretro de Alfonsín será ubicado en el Salón Azul del Senado de la Nación, adonde se podrá acceder a través de la esquina de las avenidas Entre Ríos y Rivadavia, para rodear el cajón y luego salir por la esquina de Entre Ríos e Hipólito Irigoyen.

El Salón Eva Perón será dispuesto para los familiares del ex mandatario, en tanto que el Salón de Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados se dispuso un lugar especial para los visitantes de relevancia política.

El cuerpo de Alfonsín será inhumado el jueves 2 de abril en el Monumento a los Caídos por la Revolución de 1890 en el Cementerio de la Recoleta.

Se prevé la construcción de una tumba en su honor en el mismo predio.

En medio de multitudinarias muestras de dolor, los argentinos multiplicaban sus homenajes para despedir al ex presidente Raúl Alfonsín, el primer presidente de la última etapa democrática de la Argentina, quien murió anoche a los 82 años en su departamento de Barrio Norte.

Ayer, espontáneamente después de conocerse su deceso, un millar de personas se congregaron para despedirlo en las puertas del edificio donde había fallecido. "Me acerqué porque necesitaba estar acá. Alfonsín fue mi despertar a la política, a pesar de que militaba contra la FUBA en la universidad. Es un símbolo de la democracia", reflexionaba José Luis Petri, de 48 años.

Con velas, y en medio de lágrimas y un doloroso silencio, los asistentes rindieron homenaje al ex presidente de la Argentina, quien sufría de cáncer de pulmón con metástasis ósea, un cuadro que desde el fin de semana se había complicado por una neumonía broncoaspirativa.

Un trío de muchachos coreaban el apellido del líder radical. Patricio Isabella, de 28 años; Emilio Alonso, con sus rastas y 22 años, y Pamela Pequeño, de 32, de la juventud radical, admiraban a Alfonsín: "Vivimos en democracia gracias a él. Su memoria nos da más fuerzas para levantar las ideas del radicalismo. Significaba la paz, la igualdad, la educación y, por sobre todo, la honestidad".

José Ignacio López, vocero de Alfonsín en la Casa Rosada, recordó los últimos momentos del ex presidente: "Estaba lúcido, sereno y en paz, pero angustiado por la situación del país. Era un hombre de paz. Murió haciendo un esfuerzo para recuperar el sentido de construcción de la política, de diálogo, y no de confrontación. Este fue su testamento".

Otras Noticias