Nacional

Encontró 130 mil pesos y los devolvió

Santiago Gori es taxista en La Plata. Un pasajero olvidó el dinero en el vehículo y a través de un documento lo localizó y devolvió. Todavia no recibió recompensa.
sábado, 25 de abril de 2009 · 00:00
Santiago Gori, es taxista desde hace 31 años en la ciudad de La Plata, encontró en su vehículo 130 mil pesos y, en una actitud heroica, sin dudarlo los devolvió a su dueño.

Pese a que el Código Civil, reconoce que el que encuentra una cosa perdida tiene derecho a una recompensa por ese hallazgo, a Gori no le importó no haber recibido una suma de dinero en gratitud. Y juró que esa noche durmió tranquilo.

El hecho sucedió este miércoles, a las 20.30, cuando un matrimonio subió a su automóvil y le pidió que lo llevara a la intersección de 48 y 3, en la ciudad de La Plata. Una vez que lo pasajeros se bajaron, una cuadra después del destino inicial, Gori continuó su recorrida por las calles platenses sin notar que en el asiento trasero había quedado una mochila. La pasajera siguiente le advirtió lo que se encontraba atrás.

Cuando el conductor lo revisó se encontró con fajas de dólares y pesos que, sin saberlo en aquel momento, sumaban 130 mil pesos.

Gori afirmó que se puso en el lugar de la persona que lo había perdido, y luego de encontrar dentro de la mochila un documento de identidad con una dirección local, decidió acercarse.
 
Acompañado de su esposa y del más pequeño de sus hijos se acercó al lugar, que finalmente era la del primo de Carlos Tuniriello, el propietario del dinero. Se comunicó con él telefónicamente, facilitado por el familiar, porque ya estaba haciendo la denuncia del extravío en la comisaría 1a. de La Plata.

"Cuando lo llamé se quedó en silencio, como temeroso", recordó Gori, aunque ya en la seccional le dijo que "era un santo" y tanto él como el comisario le agradecieron por el gesto de honestidad que había tenido. Según le comentó Tuniriello, ese dinero provenía de la venta de una propiedad.

El taxista Gori, vecino de Los Hornos, trabaja todos los días, desde los 18 años, en dos lugares distintos para llevar adelante la economía de su familia y la construcción de su propia vivienda. Al principio, complementaba su labor en el taxi con la conducción de un colectivo de línea. Aunque es muy frecuente que la gente olvide billeteras, contó, nunca le había pasado de hallar tanta cantidad. Por estos días, Gori trabaja paralelamente en el Sindicato de Camioneros platense. 

Un gesto heroico de honestidad y simplicidad, sobre el que todos deberíamos reflexionar y aprender.

Otras Noticias