Nacionales

'A ningún ciudadano le gusta que la oposición haya ido a recibir las instrucciones de Magnetto”

El titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, Gabriel Mariotto, se refirió a la cena para diagramar la 'estrategia electoral'.
lunes, 9 de agosto de 2010 · 00:00
“Por un momento me sitúo siendo un militante honesto de las filas de cualquiera de estos espacios y digo: ’¿qué tenemos que ver nosotros con este hombre?’”

“Esa cena, que es un tren fantasma de la desesperanza, creo que es una búsqueda desesperada de poner nuevamente condicionamientos a la democracia”, aseguró el funcionario en diálogo con Radio Colonia.

El pasado 3 de agosto, el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magneto, ofreció una cena a los dirigentes del peronismo disidente para diagramar la "estrategia electoral" de 2011. En la comida estuvieron al lado el ex presidente Eduardo Duhalde, el senador Carlos Reutemann, los diputados Francisco De Narváez y Felipe Solá y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

“Los que participaron nunca habrán querido que tomara estado público, pero tomó estado público y muestra que hay una corporación empresarios que tiene lacayos en la política y se necesitan mutuamente como un pájaro y un hipopótamo. Ellos necesitan a los medios para construir su imagen y los medios necesitan de las acciones de este pequeño grupo de políticos para que defienda sus intereses”, agregó.

“A ningún ciudadano, del espacio político que sea, le gusta que Macri, De Narváez, Duhalde, Carlos Reuteman hayan ido como corderos a recibir las instrucciones del pastor Magnetto. Por un momento me sitúo siendo un militante honesto de las filas de cualquiera de estos espacios y digo: ¿qué tenemos que ver nosotros con este hombre? Y ya no estoy hablando de las cuitas que tienen en la justicia sino de las políticas que le obligan a llevar adelante al país en beneficio de su propia empresa”, afirmó.

Al referirse a la Ley de Medios, Mariotto aseguró que sólo resta un decreto presidencial de reglamentación “para aplicar la totalidad de los artículos” y elogió los efectos que el debate del proyecto produjo en la sociedad en su conjunto.

“Estamos en un nivel de reflexión y construcción de ciudadanía altísimo. La militancia que tuvo la ley de medio generó un espíritu crítico en amplios sectores de la sociedad que han fortalecido la resignificación: ahora cuando recibimos una información, por más falsa y tergiversada que sea esa construcción de la noticia, la cabeza nuestra, nuestra charla con compañeros de trabajo, con nuestra familia, hace que se le vea la pata a la sota, y encontramos la punta del ovillo para desentrañar lo que nos están diciendo. Siempre nos preguntamos quién emite”, afirmó.

“Estamos en el umbral de empezar a transitar un espacio de pluralidad y de derecho a la información y de libertad de expresión que nos va a dar el texto y la autoridad de aplicación”, aseguró.

Por último, Mariotto afirmó que el impulso que el gobierno le dio a esta ley es una muestra del “coraje cívico de la presidenta”, y su voluntad de que no se repita “una fotografía ya vieja: el condicionante que le han puesto las empresas a los gobiernos de la democracia”.

“La presidenta tomó una decisión que realmente expresa el coraje cívico que tiene porque es una fotografía ya vieja el condicionante que le han puesto las empresas a los gobiernos de la democracia. En el pasado, la política se rindió ante las presiones y muchas de estas presiones las ejerció el grupo monopólico. Recordemos el teorema de Baglini: mientras más cerca del poder, más lejos de los ideales. Eso graficó la desesperanza y la resignación desde el 83 hasta la crisis del 2001”, dijo.

“La Presidenta tomó la decisión muy valiente, en línea con aquel apotegma que ilustra nuestro tiempo, que es no dejar las convicciones a la entrada. Esto que está en las antípodas de Baglini”, concluyó.

Otras Noticias