Nacionales

Fue promulgada la Ley "Piazza", contra el abuso y la violencia familiar

Cristina Kirchner dio curso a dicha normativa que estable mejoras en la legislación vigente y defiende más la integridad sexual de los niños, niñas y adolescentes.
martes, 4 de octubre de 2011 · 00:00
Según consigna Télam, finalmente la presidenta Cristina Fernández de Kirchner promulgó la Ley Contra el Abuso a los Menores y la Violencia Familiar, en una ceremonia realizada en la quinta de Olivos, acompañada por los impulsores de la norma, se informó en forma oficial.

De la reunión participaron el diseñador Roberto Piazza -uno de los primeros impulsores de la iniciativa-, y especialistas en temas legales de la lucha contra abusos a menores y violencia familiar como Walter Vázquez entre otros.

Además, la presidenta estuvo acompañada por el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini. La norma, conocida como "Ley Piazza", fue aprobada por la Cámara de Diputados el 7 de setiembre último.


Cabe destacar que dos años atras, Piazza denunció en su libro "Corte y Confesión" que en su infancia había sido abusado durante 10 años por su hermano mayor. Es así como el diseñador inició una campaña pública para modificar la ley con el objetivo de ampliar el plazo de denuncia del delito.

"Se aprobó una ley histórica para los menores víctimas de abusos sexuales", afirmó Piazza al conocer que la Cámara de Diputados había sancionado, por unanimidad, la ley que tenía media sanción del Senado.


La senadora María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica) había presentado la iniciativa en la Cámara con el objetivo de que la modificación a la ley "incentive la función preventiva que el derecho penal aporta a la sociedad organizada y disuada el obrar delictivo de los futuros potenciales agresores".

Cabe destacar que la normativa implica, entre otras mejoras, que la prescripción de los delitos contra la integridad sexual comienza a contar a partir de que el damnificado cumpla los 18 años de edad, lo que implica que se amplían los plazos para que se puedan reprimir esos delitos.

Hasta ahora el plazo comenzaba a correr a partir de la medianoche de perpetrado el abuso -con lo que al llegar a la mayoría de edad muchas veces estaba prescripto el delito-, aún en los casos en que el abusador fuera el padre o tuviera a su cargo a la víctima.

A consecuencia del poder que suele ejercer el abusador sobre el abusado, en general las denuncias no se realizaban a tiempo y por lo tanto los acusados no llegaban a ser juzgados.


(Télam)