Nacionales - A cinco años

La impunidad sigue vigente en el caso Dalmasso

"Aún no hay un móvil", dijo el fiscal del caso. Te detallamos las pericias que todavía faltan.
viernes, 25 de noviembre de 2011 · 00:00

Uno de los tantos casos en los que el tiempo y la escena de crimen intoxicada cosnpiran a favor de la impunidad. Ya pasaron 5 años desde que asesinaron a "Norita" y no hay avances significativos.

Al respecto, el fiscal de la ciudad cordobesa de Río Cuarto, Javier Di Santo, admitió hoy que a cinco años del asesinato de Nora Dalmasso de Macarrón, de 51 años, aún "no hay móvil del crimen", por lo que el hecho todavía continúa impune.

La empresaria fue encontrada desnuda y estrangulada en su casa de la Villa Golf de Río Cuarto, la tarde del domingo 26 de noviembre de 2006. A cinco años del asesinato, el fiscal reconoció: "No tenemos el móvil del crimen".

"Si bien se ha analizado una pluralidad de hipótesis y de posibles motivos, aún no se ha establecido con certeza cuál habría sido el móvil del homicidio, lo que permitiría esclarecer otros aspectos", expresó al diario La Voz del Interior.

Para Di Santo, "todo lo que se ha hecho ha sido importante pero no ha dado el fruto querido, más allá de los esfuerzos y el empeño. En lo personal nunca voy a estar completamente satisfecho hasta no haber logrado esclarecer el hecho".

En el marco de la investigación se espera desde abril un dictamen del laboratorio de Genética de Policía Judicial, a cargo de Nidia Modesti.

En concreto, se espera que el informe responda sobre si es factible estimar el tiempo de permanencia de semen en el cuerpo de la víctima. El fiscal consignó que la mujer habría mantenido relaciones con su marido en la madrugada del 19 de noviembre de 2006, mientras que su cuerpo fue hallado a las 17 del día 26 y la data de la muerte está fijada 36 horas antes.

Asimismo, se aguarda que la pericia determine qué fluido biológico es el que se halló en partes íntimas. En la actualidad, el único imputado de homicidio por sospecha leve es Facundo Macarrón, hijo de la víctima.

La única novedad del caso en 2011 fue la desvinculación del pintor Gastón Zárate, quien había sido bautizado popularmente como "el perejil" de la causa.