Nacionales

Caso Tomás: A Adalberto Cuello casi lo linchan

Tres internos se le abalanzaron a golpes pero un guardia intervino y lo pudo rescatar. Los presos quieren vengar la muerte del niño con un ataque violento. Esta vez, se salvó.
domingo, 27 de noviembre de 2011 · 00:00
Si es el asesino no tiene perdón. Y en los códigos de los internos en prisión, los crímenes de niños son condenables con violencia. Tres internos de la unidad penitenciaria de Junín atacaron brutalmente al principal sospechoso de haber matado a Tomás Dameno Santillán, en la localidad bonaerense de Lincoln, siendo separados por efectivos.

En un episodio que podría haber terminado mal, Adalberto Cuello, el acusado de matar a golpes al niño Tomás Dameno Santillán, recibió una paliza en la cárcel en la que se encuentra detenido por ser el principal sospechoso del crimen.

El jueves pasado, como cada mañana de la última semana, Cuello estaba en el patio del penal 49 de Junín. En ese lugar lo vieron unos presos que estaban yendo al colegio de la cárcel, tras lo cual detuvieron su marcha y lo atacaron.

Lo agarraron entre tres y comenzaron a pegarle, y mientras le daban cachetadas y piñas le gritaban lo mismo de siempre: “asesino de pibes”.

El trío de presos le arrancó mechones de pelo al padrastro de Tomás, dentro de una golpiza que duró unos minutos hasta que un guardia intervino para salvarlo.

Cuello está en una celda a la que en la jerga carcelaria le dicen “buzón”, y sólo lo visita su padre dos veces por semana. La semana pasada le llevó un bolsón con ropa y tarjetas de teléfono, para que pudiera hablar con su madre. Aunque en ese sector no hay teléfonos.

Otras Noticias