Nacionales

Homicidio múltiple en La Plata: El testimonio del remisero complicó al sospechoso

El remisero emitió su declaración ante el fiscal Álvaro Garganta y ratificó que está casi seguro de poder identificar a Martínez como el autor del cuádruple crimen.
miércoles, 30 de noviembre de 2011 · 00:00
Un caso que horroriza a la capital bonaerense. Cuatro muertes y un supuesto homicida que se ve cada vez más entreverado en el asunto.

En el marco del cuádruple asesinato de La Plata, Marcelo Tagliaferro, el remisero que se convirtió en testigo clave, ratificó ante la Justicia sus declaraciones que comprometen al karateca Osvaldo Martínez, principal imputado por la masacre, y aseguró que podría reconocerlo en una rueda de presos que se hará la semana próxima. 

A pesar de que la defensa de Martínez intentó impugnar esa diligencia porque el testigo había visto fotos del sospechoso en la prensa, el fiscal Alvaro Garganta, a cargo de la instrucción, interrogó al remisero, quien volvió a describir al sospechoso y complicarlo.

A la espera de resultados de ADN, peritajes forenses y análisis sobre otros cuchillos que quedaron en la casa, los investigadores creen que Martínez, de 27 años, primero golpeó y degolló a su novia, Bárbara Santos; luego a la madre de ésta, Susana De Barttole, de 63 años, y en el pasillo a la nena de 11 años, Micaela Galle.

Justo en ese momento llegó Marisol Pereyra, de 35 años, a bordo del remís de Tagliaferro, y fue obligada a entrar a la vivienda, donde la arrojaron ferozmente sobre una mesa de cerámica y luego la degollaron. Incluso, el abogado Fernando Burlando, querellante en la causa, dijo que el remisero de casualidad no fue la quinta víctima.

"Declaré solamente lo que vi y lo que sé, nada más", dijo Tagliaferro tras presentarse ante el fiscal Garganta.

Si bien los testigos no necesitan abogados, Tagliaferro se presentó pasadas las 16 en la Fiscalía de La Plata acompañado de Burlando, representante legal de la familia de Marisol Pereyra.

Precisamente, el remisero fue el que llevó en la madrugada del último domingo a Marisol hasta la casa de la calle 28 del barrio Las Lomas, donde vivían Bárbara Santos, su madre y su hija.

El remisero había dicho a la prensa que aquella noche acercó a la pasajera -a la que ya conocía- hasta esa vivienda, se quedó esperando en la puerta y pudo ver a un hombre que sería el principal sospechoso.

"Tocó un timbre y cuando el flaco sale se queda hablando un segundo en la puerta y ella en un segundo se mete para adentro. A los cuatro minutos salió (el hombre), lo veo por el espejo (del auto) y me hace señas. A propósito no le doy bolilla y se acerca al auto y me dice: 'Andate, andate, que va a llamar a otro remís después, se queda con nosotros'. Yo la dejé a las 12.22. A las 12.25 entró al pasillo. A esa hora la mató", afirmó.

En las últimas horas la defensa del karateca había solicitado la declaración del remisero para demostrar diferentes versiones que habría dado ante la prensa.

Ante la prensa, Burlando aseguró que el remisero "es un testigo que declara sobre lo que vio y lo que declaró", afirmó que "en la causa la versión es una sola" y aseguró que "no había relación" entre el chofer y la víctima "más allá que la de remisero-cliente".

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias