Nacionales - Elecciones 2011

El voto electrónico, una novedad con limitaciones

Sólo el 33% de los habilitados para sufragar en los comicios de hoy en Salta utilizará el nuevo sistema, que permite mayor transparencia y rapidez en el recuento. Las dudas se generan por el nulo acceso a la tecnología de los sectores más postergados
domingo, 10 de abril de 2011 · 00:00
Es todo una novedad para Argentina, aunque, a rigor de verdad, a medias. El voto electrónico que usará hoy una parte del electorado salteño será una de las vedettes del día, y mucho más luego del escándalo por la falta de transparencia en las elecciones en Chubut, en las que todavía no se pudo nombrar al nuevo Gobernador.

El sistema se utilizará en 720 mesas provinciales, correspondientes al 42% del padrón de la capital provincial y en las localidades de San Lorenzo, Metán, La Caldera y Orán. Está previsto que se extienda al 66% del padrón en 2013 y a su totalidad en 2015.

"Este sistema le da transparencia, celeridad y seguridad a los comicios", afirmó Teresa Ovejero, la secretaria del Tribunal Electoral provincial. El software cuenta con ayudas audiovisuales para facilitar la tarea del elector, fotos de los candidatos y un añadido especial para personas no videntes.

Quienes utilicen este sistema para emitir su voto, deberán presentar su documento ante las autoridades de mesa como en cualquier elección tradicional. Pero los cambios llegarán al entrar al cuarto oscuro. El primer paso es elegir en la pantalla táctil si se desea votar una lista completa, optar por elegir candidatos de distintos partidos para cada categoría o votar en blanco. Si se selecciona la lista completa, el sistema desplegará la misma para corroborar los nombres de los candidatos. Si se opta por el "corte de boleta" habrá que elegir uno por uno a los postulantes. Se verifica lo votado y si todo está bien se confirma, lo que da lugar a la impresión en una papeleta especial que contiene un chip. Caso contrario se puede regresar y comenzar de cero.

Concluida la impresión de la boleta, la persona debe pasar el chip por un escáner instalado en la misma máquina y deberá chequear que en la pantalla se muestre lo mismo que eligió.

Posteriormente, el elector deposita el voto en la urna tradicional. Durante el escrutinio los fiscalizadores sólo deberán pasar los chips por otra computadora para sumar los sufragios.
La ventaja más destacada de este sistema es el recuento de los sufragios. Al cierre de la votación, las autoridades de las mesas electorales sólo necesitarán pasar las boletas de las urnas por un sensor de la computadora, que identifica un microchip en el papel y realiza la sumatoria de votos.

Más allá de las indudables ventajas de un sistema más transparente y ágil que el tradicional, la polémica está dada porque los sectores más postergados de la sociedad no tienen acceso a la tecnología y por lo tanto no están en condiciones de elegir a través de una computadora. Sin embargo, las autoridades aseguran que el "e-voto" está preparado para facilitar a los votantes una fácil elección de su candidato.

Otras Noticias