Nacionales - Una familia entera

Justicia ciega: Por nada, estuvieron 5 años presos!

Son un carpintero de 75 años, sus dos hijos varones y su hija. Los absolvieron ayer. Además su casa fue incendiada y no tienen donde vivir. “Se nos fue gran parte de la vida en el penal”
miércoles, 04 de mayo de 2011 · 00:00
La Justicia necesitó apenas dos días para aclarar algo que nosotros veníamos sosteniendo hace más de cinco años: éramos y somos inocentes . Y nunca nos quisieron escuchar”, le dijo a Clarín Norma Heredia (38), uno de los cuatro integrantes de una familia que ayer fue absuelta por la Justicia de La Matanza tras haber estado cinco años presa por un crimen que no cometió.

La odisea de los Heredia se remonta al 2 de octubre de 2005. Aquella noche, dos grupos del barrio Achira –de Villa Celina, donde ellos vivían– protagonizaron una violenta pelea que concluyó con un hombre asesinado y con la casa de esta familia incendiada . Si bien ellos no tenían nada que ver, los parientes de la víctima empezaron a acusarlos porque cuando empezaba el enfrentamiento justo pasaba por la zona Osvaldo (34, uno de los hermanos), quien quedó en el medio de todo, recibió una pedrada y cayó desmayado.

Osvaldo fue rescatado de allí por sus padres, mientras alguien sacaba un arma y mataba de un disparo a Gilberto “Quichu” Cruz, un ciudadano boliviano que estaba entre los que se estaban peleando.

Minutos después de que Osvaldo fuera sacado del lugar, el grupo de “Quichu” fue a lo de los Heredia y prendió fuego la casa. La Policía, además, detuvo al muchacho apedreado, a su papá (Héctor, 75) y a sus hermanos (Guillermo, de 27 años, y Norma).

Tal como informa el diario Clarín, todos fueron acusados del homicidio, gracias a que dos testigos los acusaron falsamente.

La vida de la familia Heredia dio un vuelco. “A todos les vino mejor pensar que habían sido ellos”, dijo ayer Miguel Raccanelli, el abogado que representó a la familia en el juicio que le siguió el Tribunal Oral N° 1 de La Matanza por “homicidio agravado por alevosía”.

Hasta su detención, Héctor Heredia trabajaba como carpintero junto a sus hijos. En el incendio que destruyó su casa perdió todo, también su taller. Al poco tiempo de caer preso le dieron prisión domiciliaria, ya que tenía 70 años. Pero su salud ya había empezado a deteriorarse .

“Imagínese, tener a tres hijos presos teniendo la certeza de que no hicieron absolutamente nada”, relató Norma.

La mujer estuvo tres años y 2 meses presa en Azul y recién entonces le dieron la domiciliaria. Sus hermanos Osvaldo y Guillermo tuvieron que esperar más de cinco años, hasta ayer, para recuperar la libertad. El Tribunal de La Matanza, además de absolverlos, ordenó que se investigue a dos personas por falso testimonio y que se determine la legitimidad de la firma de un testigo que habría avalado los operativos que concluyeron en los arrestos.

“Cuando caí yo tenía trabajo y mi esposa estaba embarazada. Faltaban pocos días para que naciera mi hija”, contó ayer Guillermo, tras escuchar el fallo. Y agregó: “Me perdí el crecimiento de mi nena, ni siquiera me dice papá. No me reconoce, me llama ‘Guille’. Me alejaron de mi familia. Yo siempre dije que era inocente, pero nunca me escucharon”.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias