Nacionales

Solicitan pena máxima para Astiz y el Tigre Acosta

Es por el secuestro y desaparición de las Madres Fundadoras de Plaza de Mayo, dos religiosas francesas y otros siete militantes.
viernes, 6 de mayo de 2011 · 00:00
El gobierno nacional, a través de la Secretaria de Derechos Humanos pidió hoy la aplicación de la máxima pena prevista en los códigos argentinos, la de reclusión perpetua, para los ex marinos Alfredo Astiz, Jorge Acosta y otros 10 integrantes del grupo de tareas de la ESMA.

Es por el secuestro y desaparición de las Madres Fundadoras de Plaza de Mayo y dos religiosas francesas junto a siete militantes de derechos humanos en la iglesia de la Santa Cruz, en el barrio porteño de San Cristóbal, en diciembre de 1977.

El pedido fue hecho por el abogado Martín Rico al concluir el primer alegato de la querella en el juicio que se sigue a 18 represores por los crímenes de lesa humanidad, cometidos en ese centro clandestino de detención dependiente de la Armada durante la ultima dictadura militar.

"Todos los acusados conocían que actuaban en un campo de concentración para el exterminio de los detenidos, señalaban a sus víctimas y, en este caso, fueron marcados por uno de ellos", dijo Rico, en relación al episodio de la Santa Cruz, donde Astiz señaló a la monja y al grupo de madres.

Los procesados son Alfredo Astiz, Jorge Acosta, Adolfo Donda, Ricardo Miguel Cavallo, Juan Antonio Azic, Julio Coronel, Juan Carlos Fotea, Manuel García Tallada, Pablo García Velazco, Alberto González, Oscar Montes, Antonio Pernías, Jorge Rádice, Juan Carlos Rolón, Raúl Scheller, Néstor Omar Savio y Ernesto Weber.


Sobre la causa

Los cuerpos de Duquet y los de Angela Auad, María Ponce de Bianco, María Esther Ballestrino de Careaga y Azucena Villaflor aparecieron en diciembre de 1977 en un balneario de la provincia de Buenos Aires y permanecieron enterrados como NN hasta 2005, cuando se logró su identificación.

Otra religiosa francesa, Alice Domon, fue secuestrada en otro operativo de la ESMA, torturada y arrojada viva al mar. Permanece aún desaparecida.

El Tribunal, integrado actualmente por Daniel Obligado, Germán Castelli y Ricardo Farías, inició este debate el 11 de diciembre de 2009.

El representate legal que hizo la solicitud pidió que las penas sean de cumplimiento efectivo, en carcel común.

"Nunca más pero nunca menos", fue la frase final del abogado Martín Rico  que parafraseó al fiscal Julio Strassera y que fue modificada por la agrupación HIJOS.