Nacionales

Caso Belsunce: Testimonios complican al primer médico

Santiago Biassi, el 2º médico que llegó al country "Carmel", declaró hoy y dijo que cuando vio el cadáver se preguntó: "¿Quién fue el monstruo salvaje que hizo esto?". Antes testimonió el chofer de la ambulancia.
martes, 14 de junio de 2011 · 00:00
Los testimonios de hoy complicaron gravemente la situación legal del primer médico que atendió a la fallecida María Marta García Belsunce. El segundo médico, de nombre Santiago Biasi, apuntó contra su colega Juan Gauvry Gordon, acusado del encubrimiento del crimen, al declarar ante la Justicia que no le creyó "nada" de que la mujer "se había matado en la bañera".

"El cadáver tenía un aspecto espantoso y no le creí nada (a Gauvry Gordon) de que (María Marta) se había matado en la bañera", sostuvo Biasi ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro a cargo del juicio por el caso.

Además, aseguró que la violencia del hecho le recordó los crímenes de la represión ilegal, pese a que le estaban diciendo que la mujer se había caído. Biassi relató que la escena era "dantesca" que encontró al ver el cadáver de María Marta García Belsunce y dijo que de inmediato se preguntó "quién fue el monstruo salvaje que hizo esto".

"Me pongo a revisar el cadáver y yo noté tres agujeros. Y no noté mas porque no estuve más", sostuvo el médico Biassi ante el tribunal.

Incluso dijo: "Le metí un dedo mío en uno de los agujeros y dije 'esto no se produce por una 'manivela'", en alusión a las canillas del baño.

También contó que para él hacía rato que María Marta estaba fallecida. "Para mí estaba muerta por la temperatura corporal y la rigidez cadavérica -sostuvo-, para mí la muerte databa de más de dos horas".

En forma precedente, el chofer de la segunda ambulancia que el 27 de octubre del 2002 llegó al country Carmel para asistir a María Marta aseguró que le sugirió al médico Juan Gauvry Gordon que llamara a la policía y esperara a que llegara un fiscal al lugar.

Al testimoniar como testigo, el chofer Antonio Cachi -que además es bombero- también complicó al médico, acusado de encubrimiento, al recordar que éste le dijo que la víctima tenía tres orificios en la cabeza y pérdida de masa encefálica.

"Yo que vos llamo a la policía y esperaría a que viniera un fiscal", dijo Cachi que le recomendó al médico cuando vio que le limpiaba el rostro a la víctima.