Nacionales

Revelación en el caso Solange: Habría fallas en el peritaje que determina la hora del deceso

Fueron reveladas falencias del cuerpo médico de la Policía Científica sobre la data de la muerte. La información fue proporcionada en el juicio por un perito.
lunes, 27 de junio de 2011 · 00:00
No se seabe quién fue, pero se sospecha de la amiga, no se sabe si alguien más participó, no hay pruebas concretas del asesinato y encima ahora también está en duda la hora de su fallecimiento.
Lo concreto es que hasta hoy los médicos que hasta ahora han declarado en el juicio contra Lucila Frend no logran ponerse de acuerdo en este punto clave para la acusada de homicidio doblemente calificado, quien dice que dejó el PH a las 7.30. Y, como si esto fuera poco, un perito que participó de la autopsia de la joven asesinada en 2007 reconoció hoy que un estudio clave para precisar la data de muerte se echó a perder porque sufrió una "contaminación" en la toma de la muestra.

-Primera autopsia: La misma fue efectuada por Juan Cheuquel y Gloria Pellegrini y  determinó el horario de la muerte entre las 5 y las 17.
 
Tras esta amplia franja horaria, se hicieron nuevos estudios y un plenario de forenses la acotó a entre las 7 y las 13. Durante el juicio, mientras Julio César Julián, médico de Homicidios de la Bonaerense, apuntó a la franja de las 10.10 a las 13.10, el forense que revisó el cuerpo en el PH, Eugenio Aranda, declaró que el homicidio fue entre la 1 y las 7.

-Pero hoy, el médico legista Ramiro González Oliva, quien actuó en la causa como perito de parte de la familia de la víctima, declaró ante el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de San Isidro y contó que durante la autopsia al cadáver se le extrajo el "humor vítreo" (líquido que se encuentra en el globo ocular y que una vez analizado arroja un nivel de potasio, una herramienta clave para obtener una certera data de la muerte), pero que "la muestra se contaminó porque dio como resultado 77 horas de muerte, es decir, dio que Solange estaba muerta cuando todavía estaba viva".

Cuando se le dijo que explique las razones por las cuales se pudo haber contaminado la muestra, González Oliva dijo que probablemente ocurrió cuando la aguja atravesó "otros tejidos". Y, ante la pregunta del defensor de Frend, Francisco García Santillán, sobre si la contaminación del humor vítreo depende de la idoneidad de quien toma la muestra, el perito respondió: "Sí, por supuesto".


Temperatura del cuerpo. Pese a que para González Oliva el médico de policía científica que fue a la escena del crimen, Eugenio Aranda, es el que mejor puede evaluar las condiciones que tenía el cadáver, lo criticó por no haberle tomado la temperatura al cadáver. "Hubiera sido oportuno conocer la temperatura del cuerpo. Si el doctor Aranda la hubiera tomado tendríamos más precisión sobre la data de la muerte", afirmó el médico.

González Oliva le explicó a los jueces que lo adecuado hubiera sido que en la escena se tomara la temperatura intracorporal del cadáver (rectal o del hígado) con un "necrotermómetro", un elemento con el que Aranda no contaba. Con estas dos menciones -humor vítreo y temperatura-, el perito de la parte querellante dejó al descubierto las falencias que tuvo el cuerpo médico de la Policía Científica en este caso, donde la data de muerte es la clave que define la inocencia o culpabilidad de la imputada.


Cuando tuvo que definir una franja horaria de data de la muerte, González Oliva dijo que de acuerdo a su estimación el crimen ocurrió "entre la 1 y las 9" de aquel 10 de enero de 2007. Con esta estimación, el legista deja a Frend seis horas y media adentro de la escena del crimen y una hora y media afuera, ya que la acusada se retiró del PH donde convivía con Solange a las 7.30.


Fuente: Télam.



Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias