Nacionales

Una visita al busto de Evita en Cuba que Kirchner no alcanzó a inaugurar

El ex presidente argentino quería estar en la ceremonia, proyectada para septiembre pasado, pero debió interceder en el conflicto entre Venezuela y Colombia.
domingo, 31 de julio de 2011 · 00:00
Quién es?”, preguntó una cubana que paseaba por el parque Gonzalo de Quesada, ubicado en la esquina de las calles C y Calzada, del Municipio Plaza de La Revolución, en el barrio Vedado de La Habana. Es que el busto de Eva Duarte de Perón llama la atención de los caminantes. Hace menos de un año que es parte del escenario, pero nunca fue inaugurado.

Es nuevo. Es una cara desconocida. El blanco tiza del rostro se muestra todavía virgen de las luchas contra el salitre, los calores agobiantes y las lluvias tropicales que año a año atacan a edificios y monumentos de la ciudad. La intención era que el ex presidente Néstor Kirchner participe de la inauguración acompañado del más alto nivel del Estado cubano. Evita espera un corte de cintas que aún no llegó.

Pero los cubanos, poco a poco, la están incorporando a su vida cotidiana. “¿Cómo dices que la nombran?”, preguntó la mujer que junto a sus hijos revisaba el busto. “¿La abanderada de los humildes? Mira niño. La abanderada de los humildes argentinos”, le indicó al chico.

La historia comienza en 2009, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner visitó Cuba. La mandataria compartió un encuentro con el titular de la Oficina del Historiador –el organismo encargado del patrimonio histórico de La Habana– Eusebio Leal, y el presidente de la Asamblea del Poder Popular, Ricardo Alarcón.

Además de acordar la construcción de la Casa Argentina en la ciudad y organizar la cátedra de San Martín para tratar de incorporar al Libertador a la ola latinoamericanista de Martí y Bolívar, Leal y Cristina idearon hacerle un homenaje a “la mujer argentina que luchó con rebeldía y pasión por la dignidad del pueblo argentino”, tal como la definió la presidenta al elegir personalmente la frase que luego sería tallada en la base del busto.

El proyecto quedó pendiente. Sin embargo, la presidenta argentina envió una carta personal a su par para reimpulsar a la idea. Raúl Castro le respondió que Cuba se encargaría de los ajustes necesarios para que el 9 de septiembre de 2010, Kirchner inaugurara el busto.

¿Por qué el 9 de septiembre? Porque ese día, pero en 1947, el Congreso argentino sancionó la ley de voto femenino, bajo el impulso de Evita.

Sin anuncios, a comienzos de septiembre del pasado, los trabajadores instalaron la réplica de nueve kilos en la plaza de La Habana y a la espera de la visita de los mandatarios. Pocas horas después, las flores comenzaron a ganar el lugar. Cubanos y argentinos dejaban su propio homenaje sobre la base de mármol negro firmado por Cristina Fernández que recuerda a Eva.
 
“Superando humillaciones e injurias, convirtió a las mujeres en ciudadanas y a los humildes en sujetos de derechos”, indica el texto. El busto original fue realizado por Enzo Giusti y donado a la parroquia del padre Hernán Benítez, el confesor de Evita. El original se puede visitar en el Museo Evita de la Ciudad de Buenos Aires.

Los funcionarios cubanos llamaban a la embajada argentina para confirmar la visita del entonces secretario general de la Unasur. Sólo faltaba ajustar algunos detalles. La intención era organizar un corte de cintas “íntimo”, si eso es posible en Cuba, cuando participan representantes del Consejo de Estado. Poca prensa. Poca pompa.

Una noche, los medios de comunicación argentinos transmitieron desde el Sanatorio de Los Arcos, del barrio porteño de Palermo, que Kirchner había sufrido una descompensación y que debía ser sometido a una operación coronaria de urgencia. En Buenos Aires, los militantes K hacían guardia sobre la Avenida Juan B. Justo. En La Habana, Evita se quedaba sin su festejo.

Néstor Kirchner se repuso. Sonrió y saludó cuando salió de la clínica acompañado por Cristina. En julio del año pasado estalló la tensión entre Bogotá y Caracas por la supuesta colaboración de Hugo Chávez con la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El jefe de la Unasur abandonó el reposo recetado

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias