Nacionales

Caso Schoklender: Las Madres fueron aceptadas como querellantes

En la investigación que se le sigue a Sergio Schoklender por utilizar dinero de la organización para fines ilícitos, Oyarbide autorizó a la Fundación a ejercer su rol de querellante.
lunes, 1 de agosto de 2011 · 00:00
Finalmente luego del gran revuelo instalado y de la supuesta estafa que el ex financiador de la Fundación que lidera Hebe de Bonafini habría cometido, el juez federal, Norberto Oyarbide, aceptó a Madres de Plaza de Mayo como querellante en la investigación que se le sigue por presuntos delitos.

La relevancia de la noticia cobra aún mayo importancia ya que esto implicaría que el magistrado, en principio, no piensa imputar a la asociación por los delitos.

En cuanto al manejo de todos los fondos de la entidad, un documento que está en poder de Oyarbide, y que anteriormente publicamos en este diario, quedó acreditada la responsabilidad de Sergio Schoklender, el ex apoderado de la entidad.

Estos documentos, que no son más que copias de un poder en el que Madres de Plaza de Mayo le cede el control administrativo, complican la estrategia del ex apoderado que en los últimos días se había presentado voluntariamente a Tribunales para culpar a Hebe de Bonafini y a Juana Meller de Pargament, tesorera de la entidad, de haber sido las únicas que estaban a cargo de las finanzas. 

Avalado  por un escribano público, el Poder general amplio de administración y disposición le otorga a Schoklender la capacidad de realizar gestiones administrativas, adquisición de bienes, tomar préstamos, realizar operaciones bancarias, intervenciones en juicios y realizar cobros en nombre y representación de Madres.

Enriquecimiento personal y desvío de fondos. En la investigación, se especula que Sergio Schoklender habría desviado para fines propios los fondos que gobiernos municipales y provinciales destinaron a planes de viviendas de la Misión Sueños Compartidos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Por esa razón, el ex apoderado es investigado por presunto lavado de dinero y defraudación al Estado.

Las mismas Madres denunciaron a Schoklender por varias irregularidades que descubrieron tras su renuncia a la organización. “Se ha podido determinar que no todos los cheques de pago que contra las certificaciones de avances de obra entregaban las autoridades del Plan Federal de Viviendas eran depositados en las cuentas de la Fundación, sino que buena parte de los mismos eran descontados en cuevas financieras, operatoria siempre llevada a cabo por los hermanos Schoklender”, sostuvo Madres en un escrito en el que también lo acusaron de realizar “un vaciamiento documental en la sede de la Fundación, para lo que llegó a emplearse un vehículo blindado”.