Nacionales

Inmejorable para octubre: Cristina Kirchner supera el 50% y logra una amplia ventaja

Con más del 96% de las mesas escrutadas, la Presidente logra el 50,07%, con más de diez millones de votos. La suma de todos los sufragios a la oposición no llega a equiparar el umbral del oficialismo.
lunes, 15 de agosto de 2011 · 00:00
Cerca de las 21:30 de ayer, Cristina Kirchner salió a escena en el Hotel Intercontinental para saludar a la gran cantidad de militantes quela esperaban. Sus primeras palabras fueron: “Quiero darles un agradecimiento a todos que no me entra en el corazón”.

“Gracias también porque hemos logrado en estas primeras elecciones primarias, que constituyen una verdadera reforma política, tener una presencia de votantes similar a la de cualquier acto general, lo que revela un acto de madurez de la sociedad argentina”, prosiguió la mandataria.

La Presidente felicitó a "todos los partidos, todos los candidatos, en todas las categorías" por haber realizado su "propuesta ciudadana" y contribuir a lo que denominó "una ampliación de la democracia".

Y enfatizó: "Quiero agradecerles a los hombres y mujeres que han confiado una vez más en este proyecto político. Y a los que no lo hicieron los invitamos a reflexionar porque necesitamos la unidad de todos los argentinos".

"No esperen de mí una palabra que agravie o que ofenda a alguien. No estoy para eso, no vine para eso. Quiero decirles que estoy orgullosa de coronar esta reforma política, que parecía imposible cuando yo era legisladora", completó.

Los resultados

A las 21, el ministro del Interior informó los primeros datos oficiales. Con poco más de 4000 mesas escrutadas, la Presidente lograba más del 50% de los votos, cifra que sufrió un leve descenso con el avance del escrutinio, pero pasadas las 23.30 volvió a superar el 50 por ciento.

Con el 96.43 por ciento de las mesas escrutadas, la fórmula oficial gana en todas las provincias -salvo en San Luis- y, en 11, sacó más del 60 por ciento de los votos.

Catamarca 63,88%; Corrientes 63,63%; Chaco 61,93%, Formosa 69,63%; Tierra del Fuego 62,68%; Tucumán 66,47%; Santaigo del Estero 79,58%; Santa Cruz 66,96%; San Juan 68.57%; Río Negro 59,78%; y Misiones 67,79%.

En tanto, Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde pelean por el segundo lugar, con porcentajes en torno al 12 por ciento. Más lejos quedaron los candidatos Hermes Binner, Alberto Rodíguez Saá y Elisa Carrió.

Cristina Kirchner obtiene el 50.04 por ciento de los votos, lo que equivale a 10.312.356 de personas que mostraron su apoyo, de los cuales, 4.5 millones son bonaerenses.

En cuanto a los votos en blanco y nulos, los comicios arrojaron poco más de un millón.
El caso de "Lilita" Carrió es llamativo, ya que hace cuatro años, en las elecciones presidenciales de 2007, había salido segunda, detrás de Cristina Kirchner.

Jorge Altamira, candidato del Frente de Izquierda, por ahora consigue su "milagro" y con el 2,45% de los votos logra llegar a las elecciones generales de octubre.

La jornada electoral

A partir de las 18 comenzaron a cerrar las 85.941 mesas que estuvieron habilitadas en 12.506 establecimientos educativos del todo el país. En ellas, casi el 70% del padrón -28.840.339 personas- participó en las primeras elecciones primarias de la historia.

Pese a la complejidad que planteaban a priori los comicios, la jornada se desarrolló con total normalidad. El sol y el buen tiempo fueron aliados incondicionales de la democracia y los focos de conflicto sólo estuvieron relacionados con la ausencia de algunas autoridades de mesa, las ya típicas discusiones sobre la distribución de las boletas dentro del cuarto oscuro y la escasez de tinta para sellar los documentos.

Si bien no se eligieron candidatos para los cargos principales, ya que los frentes electores resolvieron su oferta para octubre de antemano, el escrutinio servirá para conocer qué grado de respaldo tienen los postulantes a la Presidencia para las elecciones generales del 23 de octubre.

El kirchnerismo espera el inicio del recuento de votos con la expectativa de superar la línea del 40% y ratificar el favoritismo de Cristina Kirchner para obtener su reelección