Nacionales

Cristina se comprometió a mantener el rumbo del país

"La Argentina ha encontrado el rumbo y el camino, y en él nos mantendremos", expresó la mandataria en la inauguración de un ramal ferroviario en Lincoln, provincia de Buenos Aires.
viernes, 26 de agosto de 2011 · 00:00
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner no para. Con una motivación extra alcanzada por su buen resultado electoral obtenido en las primarias, concurre a actos, multiplica su presencia y emite discursos casi a diario.

En esta ocasión fue en el marco de la inauguración en Lincoln, ubicada a 320 kilómetros al noroeste de la ciudad de Buenos Aires, de un ramal ferroviario que reactivará el servicio que une esa ciudad bonaerense con Realicó, en La Pampa, y conectará a 20 localidades.

Con el énfasis que la caracteriza no sólo recalcó que el camino de la Nación seguirá por las mismas metas sino que también sostuvo que uno de sus sueños es "industrializar la ruralidad" en el país.

"Hemos encontrado el rumbo y el camino, donde la producción, la industria y la educación juntan todo su esfuerzo para producir esta Argentina que vienen creciendo desde hace 8 años", dijo la Presidenta y agregó que "era el mundo el que estaba a contramano de la lógica".

En su mensaje, la jefa de Estado afirmó que "con este mundo que se ha derrumbado, con las cosas que suceden no tan lejos de nuestro país, es más fácil comprender las cosas que queríamos hacer y lo que le proponíamos a los argentinos".

Además, Cristina recordó que Lincoln fue el lugar donde nació el pensador Arturo Jauretche y remarcó que el referente de Forja “le abrió la cabeza a miles de jóvenes en un mundo donde se habían cerrado las usinas de pensamiento”.

"No hay que tenerle miedo a la palabra popular. No hay pueblo sin nación ni nación sin pueblo", dijo la mandataria y destacó la necesidad de "estar todos unidos tirando para el mismo lado, trabajando unida y mancomunadamente".






Por otra parte, dijo que uno de sus "grandes sueños del tercer centenario es industrializar la ruralidad" y volvió a marcar la importancia de "agregar tecnología, ciencia, innovación tecnológica" a lo que se produce para darle "valor agregado" y, de esta manera, "fortalecer el mercado interno y la exportación".

En ese marco, destacó que las pequeñas y medianas empresas en la Argentina participan en el 15 por ciento de las exportaciones del país, "el triple de las cifras que se registran en el resto de América Latina", y que la Argentina es el país con mayor cantidad de empresas de biotecnología en la región.

En otro tramo, dijo que la reseña de los logros alcanzados en los últimos 8 años "no son un bombo a mi partido" y que "un proyecto de país basado en la educación, la ciencia y la tecnología no son patrimonio de un sector político sino de 40 millones de argentinos".

Destacó asimismo el crecimiento de la industria, el nivel récord de cosecha que se registra este año, y dijo que las previsiones del plan agroalimentario -que se presentará el próximo 5 de septiembre en Tecnópolis- "se van a quedar cortas".

"La Argentina es mirada con mucha admiración y me siento muy orgullosa de haber contribuido en alguito, que no lo hace una persona, sino un pueblo dispuesto a cambiar la historia", afirmó y añadió: "No hace falta la voluntad de un loco o una loca, sino de 40 millones de locos dispuestos a seguir cambiando la historia".

Por último, dijo que la historia del país "es como una larga marcha que va rotando en sus protagonistas y lo importante es que cuando se termine el tiempo de uno, haya otro que tome la bandera y siga adelante".

Otras Noticias