Nacionales

La embestida contra Zaffaroni divide a los candidatos opositores

Francisco de Narváez se despegó del planteo de su socio radical y pidió mesura. Desautorizado, el postulante presidencial de la UDESO insistió en que si fuese el juez habría renunciado.
viernes, 5 de agosto de 2011 · 00:00
Para algunos está en juego la credibilidad de la Corte Suprema. Para otros, la sangre no llegará al río, porque se trata de una conducta particular que no involucra al máximo tribunal argentino. Pero desde una postura o la otra, la oposición no logra ponerse de acuerdo sobre el juez Eugenio Raúl Zaffaroni, uno de los siete integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que fue acusado por la ONG La Alameda, de ser el propietario de seis departamentos de alquiler donde actualmente funcionan prostíbulos.

La denuncia estalló antes del ballottage porteño del domingo pasado y sus repercusiones se metieron de lleno en la campaña electoral de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias del próximo 14 de agosto. La primera piedra la tiró Ricardito Alfonsín, el candidato presidencial del frente Unión para el Desarrollo Social (UDESO), quien sostuvo que el descubrimiento de los prostíbulos que funcionan en departamentos de su propiedad “están afectando el prestigio” del máximo tribunal.

El apresuramiento del hijo del ex presidente Raúl Alfonsín en sus declaraciones le trajo problemas a la coalición con sus socios conservadores de Unión Federal, la fuerza conducida y financiada por el empresario Francisco de Narváez que se postulará como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por la UDESO. En sus declaraciones, Ricardito dijo que si le ocurriera una cosa así “renunciaría”, pero con sus palabras se transformó en el único precandidato presidencial que llegó a pedirle la renuncia a Zaffaroni. Su socio, De Narváez, se demoró unos días en diferenciarse.

Ayer por la mañana, sostuvo que el ministro de la Corte “debe presentarse en la Cámara de Diputados para dar explicaciones”. Para el magnate, su reclamo consiste en aplicar el “procedimiento” que debería afrontar el ministro del máximo tribunal ante una situación como esta. Esa aclaración, muy diferente al pedido de renuncia de Ricardito, no le impidió recordar que el caso debe ser tratado “fuera del contexto de la campaña” y con “mesura”. Los radicales, rápidos de reflejos, advirtieron que el socio conservador de la UDESO había resuelto desautorizar a su candidato, pero pocos minutos después Ricardo Alfonsín ya tenía una respuesta, aunque no logró que los desacuerdos quedaran en privado. “Lo que dije es que yo haría eso, que yo hubiera hecho eso”, afirmó el dirigente radical en declaraciones radiales y luego aceptó con resignación la desautorización que le propinó su aliado. “Está bien, porque esto no es una cuestión programática”, evaluó Ricardito, y dio el caso por cerrado. Pero el peor golpe que recibió el pedido de renuncia de Alfonsín no provino de su socio colombiano, sino de la jueza de la Corte María del Carmen Argibay. “Para mí es una cuestión particular y el doctor Zaffaroni es quien debe hablar y explicar lo que quiera. A la Corte eso no le afecta en su tarea”, indicó la magistrada, que también desestimó que exista algún malestar en el tribunal por el caso. Sin embargo, fue tajante sobre el derrotero institucional que debería recorrer el juez: “Las explicaciones tendrá que dárselas a quien corresponda, si se las piden en el Congreso”, disparó la magistrada en la misma línea que lo hizo el presidente del máximo tribunal Ricardo Lorenzetti, quien habló con la prensa luego de un plenario de miembros de la Corte, donde analizaron el tema y consideraron que el escándalo de los departamentos es un tema “personal” que no se vincula con sus sentencias en el máximo tribunal.
Por la mañana, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se mostró mesurada y también desautorizó a Ricardito: “Este no es el tema que tenga que estar en la campaña. Yo he sido la que pidió juicio político a la anterior Corte y muchos años nos costó renovar la Corte y reconstruir este prestigio. Nosotros de ese tema en campaña no vamos a hablar. Después de que pase la campaña, (las diputadas nacionales) Fernanda Gil Lozano y Patricia Bullrich pedirán las explicaciones y se evaluará el juicio político”. Por la tarde, cuando

Otras Noticias