Nacionales - Caso Candela

Carola acusó a la prensa de "mentir" y el fiscal rompió el silencio

La madre de la niña hallada sin vida ayer dijo que los medios "inventan porque no tienen noticias". Denunció que no la dejaron despedir tranquila a su hija. En tanto, el fiscal no descarta la trata de personas.
viernes, 2 de septiembre de 2011 · 00:00
Ayer el dolor y las versiones eran moneda corriente. A un día triste, gris, por la fea noticia de que Candela había sido asesinada, se le sumaron los constantes rumores sobre el entorno familiar y sus antecedentes en graves delitos.

Hoy la madre de Candela Rodríguez , volvió a su casa de Hurlingham e increpó a los periodistas. Enojada y con los tapones de punta, empezó a disparar contra los cronistas apostados en el lugar instándolos a que no mientan.

“Todos ustedes mienten, inventan porque no tienen más noticias, les pido que no hablen por hablar, yo soy una madre a la que mataron a su hija”, señaló. Y añadió: "Mi marido no tiene nada que ver".

Frente al asedio de los cronistas sobre las distintas líneas de investigación, entre la que se encuentra la posibilidad de que la familia haya ocultado información, la mujer negó que alguien esté en su contra.

Enojada, increpó al periodista de América 24, José Hernández, quien le preguntó sobre los mensajes que le dejaron a la familia. “Yo no conozco a nadie ni hubo ningún mensaje, a mi hija se la llevaron como se llevaron a más de 200 chicos en el país”, aseveró la madre de Candela.

Volvió a repetir que quienes la conocen saben que ella no tiene enemigos: “Quién me puede hacer mal a mí, por qué se van a vengar, les pido que no hablan por hablar, no digamos cualquier cosa”.

Labrador contó que en la noche del jueves no volvió a su casa porque “tenía que llorar” a su hija y acto seguido volvió a apuntar a la prensa al sostener que los cronistas no la dejaron enterrarla en paz. Aseguró que cuando hablaba a la prensa, “no le daba mensajes a nadie”, al tiempo que reiteró que no sabe quiénes se llevaron a su hija ni porqué.

Además, la progenitora estimó que a la niña la mataron porque los que la tenían cautiva se asustaron porque no pensaban que ella iba a hacer tanto. “Ahora tienen que aparecer los verdaderos culpables”, dijo para finalizar.




La trata de personas, sigue como hipótesis. El fiscal Nieva Woodgate explicó que las versiones contradictorias sobre la autopsia a Candela Rodríguez surgieron entre al análisis que hizo el médico forense en el lugar del hecho y la autopsia que se desarrolló luego en la morgue.

“El primer médico que la vio en el lugar del hecho dijo que tenía la cara desfigurada, signos de estrangulamiento y aparentaba tener el cuello roto. De allí salió la idea de los golpes. Luego, en la autopsia, se determinó que el mecanismo de la muerte fue estrangulamiento manual y que no había lesiones óseas de ninguna naturaleza”, explicó.

Además detalló que la única lesión “de característica vital” es un pequeño raspón en la frente. Además, explicó que de acuerdo a la autopsia el cuerpo no presentaba señales de haber sido atado en vida. “Se la ató post mórtem, probablemente para dejarla en posición fetal y meterla en la bolsa” en la que se la encontró, explicó.

“El estado de nutrición de la niña hace pensar que los días previos a la muerte pudo moverse normalmente dentro del perímetro en el que estaba encerrada, que no se sabe cuál es”, explicó el fiscal, aunque explicó que “no es muy probable” que alguien que haya sido conocido de la niña y la haya tratado bien, luego la mate.

Al ser interrogado sobre los móviles del crimen, el fiscal aclaró que no se halló material genético que indicara un ataque sexual. Sin embargo fue muy cuidadoso al descartar alguna hipótesis. Es más, explicó: “En el mundo de las hipótesis, no necesariamente la falta de agresión sexual nos permite descartar la trata o algo por el estilo. Lamentablemente, una criatura en buen estado de salud e intacta vale más que una criatura maltratada”.

Nieva Woodgate rechazó las críticas de quienes dicen que los investigadores están “desorientado

Otras Noticias