Nacionales

Felipe Solá no es el único que piensa en volver

La dispersión de la oposición y el abrumador respaldo que obtuvo Cristina en las primarias están devolviendole al kirchnerismo dirigentes que se habían distanciado. Pérsico dijo que el fenómeno se registra también en las bases.
viernes, 23 de septiembre de 2011 · 00:00

Muchos piensan en volver”, avisó el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández. El hombre que llegó a ser el número 3 del gobierno, alejado de la presidenta, se refería al proceso de retorno gradual al kirchnerismo que hoy conmueve a las filas opositoras. Dirigentes que se fueron del oficialismo en 2008 y 2009 están intentando el regreso al Frente para la Victoria. Felipe Solá es el caso más emblemático, no el único. “Lo de Felipe fue una aventura, ahora volvió a su lugar de origen”, fue la definición que usó Fernández para ponerle un título al anuncio de Solá, quien abandonó el Peronismo Federal para acercarse al gobernador Daniel Scioli.
El ex jefe de Gabinete y el ex gobernador bonaerense son amigos. Fernández y Solá conversan mucho desde hace años, cuando ambos integraban la plana mayor del oficialismo, uno desde la jefatura de Gabinete y el otro desde la gobernación. También conversaron cuando el hoy diputado decidió irse del FPV y sumarse al Peronismo Federal. En aquella hora, Fernández le aconsejó mantenerse bajo el paraguas de la coalición oficial y plantear sus diferencias desde adentro. Solá, en cambio, optó por romper y ensayar un polo de poder con Mauricio Macri y Francisco De Narváez.
En las últimas semanas, tras la contundente victoria de Cristina en las primarias, Fernández y Solá compartieron almuerzos y cenas en los restaurantes La Cabaña, en Puerto Madero, y Fervor, de Posadas al 1500, para analizar el escenario político. También se encontraron en la quinta de General Rodríguez en la que vive Solá. El ex gobernador exhibió allí sus diferencias con la estrategia maximalista del peronismo opositor. El propio Solá contó que sus desacuerdos habían comenzado al poco tiempo de integrarse al bloque A. Solá estaba en contra de impulsar el 82% móvil –imposible financiarlo, pensaba– y consideraba un error el rechazo al matrimonio igualitario e impedir la aprobación del presupuesto.
“Vos sos un hincha de River hablando de las bondades de River en la tribuna de Boca”, solía decirle Fernández. Y le insistía en que debía retornar al FPV. “A Felipe yo lo he visto evolucionar en los últimos dos años y me doy cuenta de lo que le pasó. Cuando decidió no intervenir en la interna abierta (en la que compitieron Eduardo Duhalde y Alberto Rodríguez Saá), él ya había decidido que ahí no quería estar”, contó ayer Fernández en diálogo con Tiempo Argentino.
A diferencia de Solá, que se fue dando un portazo, el ex jefe de Gabinete se mantuvo dentro del peronismo oficial. Distanciado de Cristina, quien supo definirlo como el vocero del Grupo Clarín en el gobierno, Fernández se acercó primero a Juan Manuel Urtubey y luego a Scioli, a quien está asesorando políticamente. Su intención, ahora, pasa por consolidar una alternativa de poder para 2015 en torno a Scioli. “Yo jamás me fui, nunca me fui de acá”, dijo Fernández a Tiempo. “Lo que sí hice fue marcar mis diferencias, pero desde adentro. Y voté a Cristina, porque finalmente es la que mejor representa el país que yo quiero”, agregó.
El regreso de Solá podría ser el primer paso de un éxodo mucho mayor. “La mayoría de los dirigentes territoriales del Peronismo Federal están queriendo volver. Hay mucha dirigencia que se está pasando porque su base social se lo está pidiendo a gritos”, comentó a este diario Emilio Pérsico, del Movimiento Evita. Pérsico fue también uno de los hombres del kirchnerismo a los que Solá les adelantó su decisión de volver al ruedo. “Me lo contó en su oficina de campaña, frente al Departamento Central de Policía”, confió.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias