Nacionales

El nexo de Schoklender y la mafia de los medicamentos

Aparecen en los reportes de operaciones sospechosas de algunos bancos, alrededor del movimiento de cheques de las sociedades de Schoklender. Interés por los laboratorios.
domingo, 25 de septiembre de 2011 · 00:00

Una de las hipótesis fuertes que maneja la justicia para intentar determinar cuáles eran las actividades paralelas con las que los hermanos Schoklender podrían haber desviado fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo son las vinculaciones que podrían tener con la denominada Mafia de los Medicamentos. La ruta que siguieron esos desvíos tiene algunos puntos en común con esa megacausa que involucra tanto laboratorios como cuevas de dinero y Sebastián Forza.

De acuerdo al expediente 2463/2010 al que tuvo acceso Tiempo Argentino, el banco HSBC elevó a la Unidad de Información Financiera (UIF) un reporte de operaciones sospechosas identificando a la empresa Crédito Sur Cooperativa de Vivienda Crédito y Consumo LTDA como vinculada a la firma Latin Sur Cooperativa de Vivienda Crédito y Consumo LTDA. Esta última registraba movimientos sin justificación que se basaban en la acreditación de cheques de terceros, tanto de particulares como de empresas

El Banco Ciudad en enero del año pasado registró también actividad sospechosa de Crédito Sur por casi 5 millones de pesos en los últimos meses de 2009, donde se “diversificaron” cheques que tenían múltiples montos y firmantes pero los mismos beneficiarios y endosantes a favor de la cooperativa. Entre la documentación que solicitó a la entidad, el banco pudo comprobar su asociación con Secam SA, cuya apoderada era Solange Bellone, viuda del empresario SebastiánForza, cuyo asesinato originó la megacausa. También se registraron vínculos con la droguería San Javier, una de las protagonistas del escándalo.

A su vez, en marzo de 2008, el Banco Central había remitido un reporte señalando las operaciones realizadas en la casa de cambios Pasamar SAC relacionadas con Meldorek y Crédito Sur. Meldorek fundada por dos jubiladas, por ese entonces era de José Fernando Caparrós Gómez y de Daniel Laurenti. Ambos la compraron 2003, y la vendieron a Schoklender en 2010. Laurenti admitió ante la justicia que la empresa “hacía gestiones financieras para satisfacer el financiamiento de la Fundación”, y Crédito Sur aparentemente era uno de los lugares elegidos por Schoklender para cambiar cheques. En busca de esas pruebas, el fiscal Jorge Di Lello no sólo allanó la financiera Monetización SA sino también Valores Negociables SA, donde Caparrós Gómez es socio de Jorge Fidalgo, titular de Crédito Sur, relacionada directamente con la causa de la mafia de los medicamentos.

Dos días después del triple crimen de General Rodríguez, cuando aparecieron muertos los empresarios Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, Pablo Schoklender le anunció a sus allegados que tenía intenciones de ingresar en el negocio de los laboratorios y las droguerías.

Esta información fue confirmada a Tiempo Argentino por el entorno del ex apoderado de la Fundación, que materializó ese ingreso a través de su círculo más cercano. El laboratorio Lenity SA pasó a manos de su mano derecha y asistente cercano en la Fundación, Manuel Camet, –también imputado– que figura en la nómina societaria junto con otras jóvenes que solían frecuentar las oficinas del ex apoderado.

En enero de este año asumió como vicepresidenta Noelia Verónica Garay, de 27 años, quien tuvo un paso por la imprenta y se la vinculó sentimentalmente con Pablo. Lenity tiene autorización para proveer de medicamentos a la provincia de Buenos Aires y fijó domicilio en Rivadavia 1157, sexto piso, departamento “A”, donde tiene sus oficinas el ex funcionario Enrique Rodríguez, vinculado con Construcciones Calificadas SA.


Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias