Nacionales

Un barco británico ancló en Montevideo

Las autoridades argumentan que cumple con los requisitos fijados por la administración de Mujica, y afirman que es de bandera noruega. Sin embargo, está tripulado por militares británicos
miércoles, 4 de enero de 2012 · 00:00
Un buque de la Real Armada Británica entró en el puerto de Montevideo el 30 de diciembre pasado y partirá hoy mismo hacia las Islas Malvinas. La noticia generó polémica en la prensa uruguaya. Y asombro en Buenos Aires. Porque en septiembre de 2010 Uruguay rechazó la entrada del buque militar británico HMS Gloucester en su ruta a Malvinas, lo que le valió un reconocimiento público por parte de la presidenta Cristina Fernández. En este caso, el barco HMS Protector es de tipo científico. Pero según aclara la página oficial de la Royal Navy se trata de un rompehielos que trabajó como soporte de una plataforma petrolera.

La información fue difundida en primera instancia por el diario uruguayo El Observador. “Según explicaron las autoridades del puerto al diario El Observador, el HMS Protector está registrado como un barco científico de bandera noruega, pese a que porta una gran bandera británica en su popa y está tripulado por marinos ingleses. Aun así, las autoridades insistieron al diario en que el barco cumple con todos los requisitos para entrar en Montevideo”, dice el artículo. Y agrega: “Fuentes consultadas por El Observador señalaron que el Protector fue responsable de haber localizado petróleo en aguas del Mar del Norte hace no muchos meses y que su presencia en el Atlántico Sur se debe al hallazgo de yacimientos de hidrocarburos en el entorno de las Malvinas”.
El barco tiene bandera británica. El argumento de las autoridades portuarias acerca de su origen noruego tiene, tal vez, una razón: el buque fue alquilado por la armada británica en 2011 a una compañía noruega. Y, poco tiempo atrás, tras una serie de reparaciones y refacciones fue botado por la armada británica.

El HMS Protector llegó a Montevideo el 30 de diciembre, proveniente de Río de Janeiro y tiene previsto llegar a las Islas Malvinas el 7 de enero. Es un barco rompehielos destinado a labores científicas y de exploración en el Atlántico Sur.

La escala del barco británico se produce apenas dos semanas después de la polémica suscitada entre Uruguay y el Reino Unido por la decisión del presidente José “Pepe” Mujica de prohibir la entrada a puertos uruguayos de barcos con bandera de las Malvinas, en respaldo al reclamo argentino por la soberanía de las islas.

La decisión fue avalada en bloque por los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), lo que suscitó las protestas de las autoridades británicas, que rechazaron lo que calificaron como una presión contra los ciudadanos de las islas y recordaron que no iban a renunciar a su soberanía sobre el archipiélago.

Más allá de la declaración reciente del bloque del Cono Sur, ya en 2006, cuando Gran Bretaña aceleró la búsqueda de petróleo alrededor de las islas (en las aguas en disputa), la Argentina le había pedido a los países vecinos que no faciliten el uso de sus puertos a buques militares británicos.

En 2010, Montevideo le negó el ingreso a una fragata del Reino Unido que iba camino a las islas. Y en 2007, el gobierno del entonces presidente Tabaré Vázquez había impedido al destructor HMS Nottingham, que patrullaba en las Malvinas, hacer escala en el puerto de Montevideo.
Para las autoridades uruguayas las diferencias con este caso es que esos barcos no eran científicos, sino de guerra.

Con su característica frontalidad, José Mujica declaró días pasados, al ser consultado por el cortocircuito diplomático con el Reino Unido: “Es una potencia vieja, tiene más cancha, por favor. Se mata de risa, además no le cerramos nada. Le dijimos: ‘Poné la bandera tuya, vas y venís con tu bandera’.