Caso Marita Verón

El desgarrador relato de Susana Trimarco

Durante tres horas y media, la mamá de Marita Verón, brindó su testimonio en el juicio por la desaparición de su hija. Dijo que no va a parar hasta encontrar a su hija con vida e hizo duras denuncias.
miércoles, 15 de febrero de 2012 · 00:00
Tras un nuevo cuarto intermedio dispuesto por el tribunal, llegó hoy el esperado testimonio de Susana Trimarco, madre de Marita Verón, la joven tucumana que desapareció hace 10 años, y que tiene a 13 imputados en el banquillo.

En su declaración, que se extendió por más de tres horas y seguirá mañana, la mujer acusó al gobierno provincial de entonces de tener vínculos con "mafias" involucradas en el secuestro de su hija.

Rememorando el inicio de su lucha, dijo, "como estúpida iba a la Casa de Gobierno. Digo estúpida porque estaba la mafia ahí".

Las declaraciones de Trimarco despertaron un enorme interés, ya que ella buscó a su hija durante 10 años y en todo ese tiempo mantuvo una tenaz lucha contra muchos de los imputados que ahora están en el banquillo de los acusados.

Graves denuncias. Trimarco formuló duras acusaciones contra el gobierno del justicialista Julio Miranda, a cargo del Ejecutivo provincial en el momento del secuestro de su hija, ocurrido el 3 de abril de 2002, y también contra el primer fiscal que investigó la desaparición, Ernesto Baaclini.
La cuarta jornada comenzó con nuevas declaraciones de Daniela Milhein, una de las 13 personas imputadas en la causa, quien tuvo que extender su relato, que comenzó ayer, por pedido de los abogados defensores de otros involucrados. Una vez que Milhein respondió las preguntas, el tribunal dispuso un nuevo cuarto intermedio para que comience a declarar Trimarco.

Trimarco inició su testimonio ante la Cámara Penal II de Tucumán minutos antes de las 10. La mujer hizo un pormenorizado relato de su situación familiar previa a la desaparición de su hija y, tras un cuarto intermedio de 20 minutos a partir de las 11,20, retomó con un extenso raconto de lo ocurrido desde el 3 de abril de 2002, cuando fue secuestrada la joven, entonces de 23 años.

"Lo único que quiero es que aparezca", aseguró y resumió: "Cuando Marita se fue empezó mi calvario". Según su relato, ese día (el 3 de abril de 2002) su hija salió rumbo a una Maternidad para hacerse unos estudios.

No iba a tardar mucho, por eso le dijo a su mamá que a la vuelta ella iba a preparar la comida. Pero no volvió. "Pasaba el tiempo y yo ya estaba loca. Mica (la hija de Marita) lloraba llamando a su madre", describió Susana. Preocupados, ella y su esposo fueron a la comisaría para hacer la denuncia, pero allí -aseguró- sólo les pusieron trabas.
 
"No nos querían tomar la denuncia hasta que pasaran 72 horas de la desaparición", dice. Después, tuvieron que luchar contra la falta de recursos de la Policía: "Nos decían que no había papel y mi marido iba compraba una resma (...) que no tenían nafta (para los patrulleros) y les dábamos plata". Tranquila, pero firme, Trimarco empezó a desentrañar la compleja trama de la trata de mujeres que descrubrió al buscar a Marita. "No les tengo miedo a estas mafias", desafió.

Y aseguró que "nunca" va a dejar de luchar y de pedir que aparezca. "Yo a mi hija no la voy a dejar. Dios me puso en esto y Dios me va a sacar. Quiero a mi hija", reclamó. En un primer momento, la mujer, quien en el transcurso de la búsqueda de su hija creó una fundación que rescata a mujeres sometidas a la prostitución, expresó sus sospechas en torno de la vinculación que habrían tenido con la desaparición Miguel Ardiles, empleado de la Maternidad provincial, y Patricia Soria, una vecina de la joven en el barrio Gráficos II de esta capital. Ninguno figura entre los 13 acusados del secuestro que están siendo juzgados.

Trimarco aseguró que cuando recién se inició la búsqueda de su hija el entonces subsecretario de Seguridad de la provincia, Julio Díaz, la envió a buscar ayuda en la remisería Cinco Estrellas, porque "tenían más autos y mejores armas que la Policía" tucumana.

Esa remisería es propiedad de una de las imputadas, María Jesús Rivero, ex esposa de Rubén "La Chancha" Ale, un ex convicto por varios delitos y ex

Otras Noticias