Nacionales

Prisión domiciliaria para el cura Grassi

Los jueces revocaron el beneficio de la libertad morigerada con el que contaba el sacerdote condenado a 15 años de prisión por abuso sexual.
jueves, 08 de marzo de 2012 · 00:00
El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Morón resolvió ayer revocarle al cura Julio César Grassi el beneficio de la libertad morigerada y ordenó su arresto domiciliario.
Según fuentes judiciales, Grassi había sido beneficiado con esa medida luego de permanecer un mes preso en 2002, cuando apenas había comenzado la investigación por abusos de menores que estaban bajo su tutela en la Fundación Felices Los Niños.
En 2009, la justicia comprobó que el sacerdote había abusado de uno de los chicos y fue condenado a 15 años de prisión. Un año después, la Cámara de Casación confirmó la condena, pero el sacerdote siguió en libertad, pese a las quejas de las querellas y la fiscalía de Morón.
De todas formas, el tribunal que lo condenó restringió algunas libertades del cura: ingresar a la fundación, quedar a solas con menores y mencionar a sus víctimas públicamente.
El fiscal Alejandro Varela y el abogado querellante Juan Pablo Gallego entendieron que el cura pedófilo violó esas restricciones al mencionar a la víctima en el programa de Mauro Viale algunos meses atrás.
En ese mismo sentido, el abogado penalista y amigo personal del cura, Fernando Burlando, también influyó para que la fiscalía y la querella pidieran su detención.
Burlando había mencionado en una entrevista brindada a la periodista Romina Manguel, de La Nación, que se había reunido con Grassi en la fundación donde el cura le ofreció asesorar a Carola Labrador, la madre de Candela Rodríguez, la nena secuestrada y asesinada en agosto del año pasado.
Finalmente, ayer se realizó en el TOC Nº 1 de Morón la audiencia en la que la querella y la fiscalía debía comprobar que Grassi había quebrantado las restricciones judiciales a su libertad. Entonces, los jueces pudieron observar el programa emitido por América Noticias el 22 de octubre pasado donde el imputado se refirió en tono despectivo a una de sus víctimas, conocido como “Gabriel”, llamándolo mentiroso.
Por la sala de audiencias del tribunal también desfilaron Manguel y Burlando. Ese careo entre ambos terminó por enterrar la suerte del cura. “El abogado se desdijo y señaló que se había reunido en una oficina de las inmediaciones”, dijo una fuente judicial que agregó que “dentro del interrogatorio, los jueces le preguntaron por el programa de Mauro Viale y él respondió: ‘A ese programa trato de no ir’”.
En términos concretos, el cura ahora no podrá salir de su casa de San Justo, en La Matanza, donde fijó su domicilio legal, así comenzará a descontar días a los 15 años de prisión que fue condenado.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias