Nacionales

¿Platos voladores aterrizaron en campos de Córdoba?

Vecinos de la localidad de Las Perdices sostienen que los extraños círculos en el sembrado fueron hechos por aliens.
viernes, 27 de abril de 2012 · 00:00


Vecinos de la localidad cordobesa de Las Perdices se despertaron desconcertados por la aparición de círculos perfectos en un campo de sorgo y ya hablan de la posibilidad de una visita extraterrestre.

"Estuve en el lote y es un círculo perfecto de 25 metros", dijo el secretario de Gobierno de Las Perdices, Carlos Capuano, al portal Cadena 3. "La gente habla de ovnis y dicen que están orgullosos que hayan sido elegidos", agregó Capuano al tiempo que destacó el intenso desfile de curiosos hasta el lugar para ver el círculo.

Capuano señaló que el sorgo que está alrededor del círculo "está acostado en sentido contrario a las agujas del reloj". Hasta el momento se desconoce cómo fueron hechos estos círculos y algunos creen que estarían relacionados con la visita de extraterrestres, pero versiones más escépticas indican que pueden ser la cosecha de un sector pequeño para tomar muestreo de rindes en el lote.

"El campo está a 1500 metros del pueblo y para ir a este lote hay que cruzar por el centro del pueblo", explicó el secretario de Gobierno. "Está en un lugar muy accesible. Los dueños dicen que los llena de orgullo que su campo haya sido elegido para este fenómeno", precisó Capuano y advirtió que el propietario de la tierra le dijo que para él se trata de algo "sobrenatural".

El funcionario advirtió que no le preocupa la aparición del círculo, "siempre y cuando no tenga radioactividad".


Antecedentes que alimentan el mito

El hallazgo de círculos perfectos en cosechas se remonta a 1678, cuando un agricultor en Inglaterra aseguró haber visto al Diablo en un campo de trigo. Un diario de Estados Unidos publicó la noticia en su tapa y la tituló: "El Demonio de Segar", el 22 de agosto.

El fénomeno tuvo mayor repercusión mediática cuando en 1976 aparecieron círculos en un campo de Winchester, en Reino Unido. Estos eran de apenas 9 o 10 metros de diámetro, pero con el paso de los años se volvieron más complejos y numerosos.

Los que sostienen la veracidad de estos círculos aseguran que los animales se rehúsan a entrar al interior de los círculos del cereal y que las personas pueden sufrir fuertes malestares o experimentar una gran euforia.

Por lo pronto, el fenómeno atrajo a un gran número de curiosos a la localidad cordobesa de Los Perdices.