Nacionales

De Vido apoyó a Boudou y denunció una 'maniobra” contra el gobierno

El ministro de Planificación aseguró que cree en el ex ministro de Economía y advirtió que el funcionario es víctima de una “persecución mediática”.
domingo, 8 de abril de 2012 · 00:00

El ministro de Planificación, Julio De Vido, aseguró ayer que cree “en Amado Boudou y en su relato”, y consideró que “el montaje mediático” contra el vicepresidente “es un ataque a las instituciones democráticas”. Su par de la cartera de Defensa, Nilda Garré, aclaró que conserva la “confianza” en el ex titular del Palacio de Hacienda. Varios referentes del kirchnerismo se encolumnaron en las últimas horas en defensa del vicepresidente Amado Boudou. Fue la reacción a la conferencia de prensa que el ex ministro de Economía convocó el jueves para fijar posición sobre el allanamiento a una propiedad a su nombre en el marco de la causa Ciccone. En el contacto con la prensa, Boudou denunció una operación mediática y criticó con dureza al juez federal Daniel Rafecas.

“Con mi silencio no voy a ser cómplice del corifeo de los voceros de las corporaciones”, indicó ayer De Vido. Y agregó que comparte “plenamente” lo que expresó el vicepresidente en el Senado el jueves pasado por “la claridad y contundencia con la que explicó el origen de toda esta maniobra para condicionar este proceso de transformación” que se inició “en mayo de 2003”.

El funcionario despejó cualquier tipo de duda sobre su posición acerca de las acusaciones que pesan sobre el ex jefe del Palacio de Hacienda. “No tengo ninguna duda sobre la honestidad del vicepresidente. A varios hombres y mujeres de este proyecto nos ha tocado ser víctimas de verdaderas persecuciones mediáticas a partir de causas judiciales que se arman con recortes periodísticos y después quedan en la nada porque se comprueba que son absolutamente falsas”, opinó De Vido.

El ministro de Planificación también la emprendió contra los medios que motorizaron las acusaciones contra el vice. “Estos multimedios monopólicos, que sólo son la expresión de los intereses de las corporaciones, lanzaron esta operación contra el vicepresidente porque no resignan a que en la Argentina las decisiones las toman los representantes que votó el pueblo y no los poderes fácticos que gobernaron durante décadas, llevándonos a la peor crisis de nuestra historia”, acusó De Vido.

Por su parte, la ministra de Seguridad, Nilda Garré, negó la existencia de una “supuesta contradicción” entre ella y el vicepresidente y denunció una “manipulación” de los medios para tratar de contraponer las posturas de ambos funcionarios, y, de esa manera, generar roces dentro del gobierno nacional.

Un día después de haber manifestado su “respeto” por el juez Rafecas, uno de los aludidos por Boudou en la conferencia, la ex diputada del FrePaSo señaló “con mucho énfasis la absoluta falta de responsabilidad en las filtraciones por parte de la Gendarmería Nacional” con anterioridad al allanamiento realizado el pasado miércoles en Puerto Madero a un departamento que pertenece al vice. La ex ministra de Defensa explicó que la dirección del sitio a allanar estuvo “totalmente encriptada” por la fiscalía, a cargo de Carlos Rívolo.

Además, Garré identificó al fotógrafo que se adelantó a la inspección como Rolando Andrada, quien, según explicó, es un “habitué de ámbitos del Poder Judicial”, y supuestamente habría recibido la información de alguien “autorizado” y con “precisión” sobre el operativo.

El viernes, el juez Rafecas había desmentido haber alertado a medios de comunicación sobre la inspección. “Ni antes, ni durante, ni después de la orden de allanamiento, yo di aviso a ninguna persona, y menos a periodistas, sobre la ejecución del allanamiento”, le aseguró el magistrado.