Nacionales

Alejandra Bonafini quedó imputada por presunta "asociación ilícita"

Lo decidió el juez Oyarbide. La hija de Hebe rechazó los cargos y justificó la transacción comercial de un departamento. También insistió con su mala relación con Sergio Schoklender.
jueves, 31 de mayo de 2012 · 00:00
De acuerdo a la confirmación por parte de fuentes judiciales al sitio Online-911, el juez federal Norberto Oyarbide, imputó hoy a Alejandra Bonafini ser “miembro” de una asociación ilícita que contribuyó al desvío de fondos públicos que recibía la entidad en el marco del programa “Sueños Compartidos”.

El magistrado acusó a Alejandra de contribuir al desvío de fondos, en base a dos reportes de operaciones sospechosas (ROS) que le fueron detectados en informes contables.

Los cargos. A la hija de Bonafini, se le imputa el haber vendido una propiedad a un muy bajo precio a la firma Meldorek, de la cual Sergio Schoklender es dueño del 90 por ciento de las acciones.

Qué dijo la sospechosa. La hija de Hebe de Bonafini llegó esta mañana bien temprano a los tribunales porteños por la causa que investiga el desvío de fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Alejandra Bonafini ingresó por una puerta lateral y habló brevemente con los periodistas que estaban apostados en la zona: "Ustedes ya dijeron todo lo que supuestamente pasó, lo inventaron. Tengo todos los elementos para decirlo y lo voy a hablar con el juez", dijo esta mañana.

En su descargo, Alejandra Bonafini dijo desconocer que la firma Meldorek, a la cual le vendió la propiedad por intermedio de una inmobiliaria, era de Schoklender, de quien dijo tenía una mala relación con el ex apoderado.

Además, Bonafini negó que haya tenido algún tipo de cargo en la Fundación Madres de Plaza de Mayo, y que se alejó de la entidad a raíz de su muy mala relación con Schoklender.


Bonafini está imputada como supuesta integrante de la presunta asociación ilícita que habría existido en la Fundación Madres de Plaza de Mayo para desviar unos 280 millones de pesos de los 750 millones que aportaron los ministerios de Infraestructura y Desarrollo Social para la construcción de viviendas.

Según admitió la hija de la titular de Madres en un comunicado difundido ayer ella desconfiaba de Schoklender y se lo hizo saber a su madre. "Independientemente de la relación de cercanía que mantenía en su momento Sergio Schoklender con mi madre -explicó Alejandra- lo cierto es que nunca tuve relación de cercanía con él y desde el año 2005 la relación era de franco enfrentamiento. Yo desconfiaba profundamente de este personaje e hice saber a mi madre y otras personas cercanas que Schoklender me producía desconfianza, que dudaba de sus manejos, que me desagradaba el trato que tenía con la gente”.

En la jornada de ayer, Sergio Schoklender arremetió ante la Justicia contra Hebe y Alejandra Bonafini, al asegurar que la dirigente de derechos humanos tomaba las decisiones en la Fundación Madres de Plaza de Mayo y que su hija gestionó la mayoría de los subsidios que la entidad recibía del Estado en carácter de empleada del Ministerio de Desarrollo Social.

Durante más de cuatro horas de declaración, el principal imputado en la causa dijo que las decisiones en la entidad que se ocupaba de la construcción de viviendas sociales las tomaba Hebe de Bonafini como presidenta del Consejo de Administración.

Otras Noticias