Hallan en La Pampa un pueblo fantasma, tapado por...Fotos!

Se trata de Mariano Miró, en el norte de la provincia.
lunes, 03 de noviembre de 2014 · 00:00
La Pampa.- Una increíble noticia trascendió horas atrás: Fue encontrado en el norte de la provincia de La Pampa un pueblo fantasma, que hoy yace tapado por... la soja. Según consigna Infonews, su vida fue corta, de 1901 a 1911, y casi nada sobrevivió de él en la memoria de los pobladores de la zona.

El hallazgo tuvo lugar hace cuatro años por parte de un grupo de arqueólogos de la Universidad de Buenos Aires y ellos viajan un par de veces por temporada –cuando el terreno no está cubierto por la alfombra de cultivos– para continuar redescubriendo a Mariano Miró: el pueblo fantasma tapado por la soja.

A Carlos Landa, doctor en Arqueología, lo llamaron a mitad de 2010 las autoridades de La Pampa (donde hace trabajos de investigación desde 2000) con el pedido de que concientizaran a la comunidad educativa de la Escuela Rural Nº 65, y de paso a los habitantes de la región, sobre el cuidado de piezas históricas. 

Ya en el lugar, los chicos hicieron un pozo y vieron con qué facilidad aparecían más piezas, y más y más. Pedazos de botellas, candados, algún clavo, hasta un fragmento de balanza. Así, hasta reunir 4000 elementos. Entonces, decidieron presentarlos en la Feria Provincial de Ciencia, y es a partir de ese suceso que la Subsecretaría de Cultura conoce el tema e interviene, acudiendo a los arqueólogos conocidos. 

¿Qué se sabe de Mariano Miró?. "La historia que existe del pueblo son sólo cinco renglones", grafica el equipo de arqueólogos. Cuando empezaron a indagar, los únicos datos históricos de MM provenían de un censo de 1905 y "de una guía de viajeros británicos muy común de la época, que tenía el Viejo Imperio Británico, para conocer la posibilidad de negocios", relata otra integrante, Florencia Caretti, estudiante de Arqueología de la UBA. El censo detallaba en cinco líneas, de manera concreta y desinteresada, que Miró tenía 495 habitantes, con los servicios típicos de un pueblo rural: herrería, almacén de ramos generales, hotel y peluquería, aparte de los galpones del ferrocarril y chacras. Nada más. Hasta que decidieron indagar en el Museo del Ferrocarril, en Capital Federal, y perdidos en unos estantes había seis mapas de Mariano Miró, de 1902 a 1911, que fueron reflejando pequeños cambios internos. El pueblo fantasma carecía de parroquia, dependencia municipal o plaza principal, su estructura se centraba en la estación de la que salía una calle ancha y a su alrededor los comercios.

Negación de sus descendientes o tradición oral que se fue perdiendo, el sitio parece haber padecido su abrupto final. Según pudieron recabar, el dueño de todas esas tierras era Santamarina. Y sigue siendo de esa familia terrateniente. El pueblo se creó gracias a que la familia propietaria arrendó las tierras, pero llegado 1911 terminó el contrato y decidieron que ya no querían un poblado allí y que iban a explotar esas hectáreas para uso agrícola, como hasta hoy. En cuestión de meses, las familias se fueron y crearon dos nuevos pueblos: Hilario Lagos y Alta Italia, a una veintena de kilómetros. Curiosamente, en ninguna de estas dos localidades tienen conocimiento acerca del pueblo del que provienen. Por eso, ahora también bucearán en archivos de las parroquias de la zona, sea bautismos, nacimientos o defunciones, teniendo en cuenta que fue la Iglesia la que se hizo cargo de la transición hacia el Estado en esas tierras por aquel principio de siglo.

Al trabajo en el terreno lo complementan con entrevistas a pobladores que puedan aportar algo más de MM, hasta ahora recluido al ostracismo de la memoria. Hablaron con 30 personas y recién en la última campaña dieron con alguien que dijo ser hijo de un chacarero de ese "pueblo fantasma": Ramón Campagno, de 82 años. Si bien indicó no acordarse más que eso, llegó a acotar que los fundadores de Alta Italia, de apellido Maggio, le ponen ese nombre porque eran los dueños del almacén de ramos generales de Miró, que se llamaba Alta Italia. Aun así, nadie parece conocer más nada.

Según publica Infonews, el equipo de diez arqueólogos seguirá trabajando sobre el pueblo fantasma al menos hasta 2017, según el convenio que aprobó la UBA y que cuenta con el permiso de la Subsecretaría de Cultura de la provincia de La Pampa para que investigue en el área y trabaje con los materiales.

Por ahora, hallaron unos 15 mil elementos y tres muros, los cuales ahora deberán dilucidar a qué estructura pertenecen de lo que fue el pueblo. (Redacción especial Minuto Neuquén)


-Mirá las galería de fotos haciendo click en ampliar y moviéndote con el cursor

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias

Otras Noticias