Flores : No resistió que la amonestaran y se arrojó al vacío

Dicen que lo hizo por el temor a que sus padres la castigaran.
jueves, 16 de abril de 2015 · 00:00
ARGENTINA.- El Colegio del Libertador, en Flores, fue escenario de un hecho terrible. Una joven que es muy buena alumna aunque algo traviesa, el martes quiso entrar a su aula en horario de comedor, algo que tenían prohibido. Una maestra la vio, y debido a ello era previsible que la amonestaran.

Pero al aplicarle la sanción, le avisó que notificaría a sus padres. Dicen que la chica tiene problemas familiares, y ante la posibilidad de que su papá y su mamá se enteraran y la castigaran, tomó la drástica decisión de arrojarse al vacío desde un cuarto piso. “Empezó a decir: ‘me quiero morir, me quiero morir’, contó una fuente de la escuela.

La nena, de 12 años, fue atendida por la psicóloga del colegio en dos ocasiones, pero no alcanzó. Se arrojó alrededor de las 15.30 a un patio interno del edificio, y el piso de goma eva amortiguó en parte la caída. Hasta ayer no estaba claro si la alumna cayó por una ventana o se trepó a una pared. Ya hay una investigación judicial en curso para determinarlo.

Ahora está internada en el Sanatorio Los Arcos, de Palermo, adonde fue trasladada desde el Hospital Piñero, su primer lugar de atención en medio de la emergencia. Ayer no difundieron un parte médico en todo el día (sólo lo hacen si los familiares lo solicitan) y en consecuencia no se conoció oficialmente su estado de salud. Trascendió que habría sufrido heridas en la espalda y que su vida no correría peligro.

Mientras tanto, los directivos de la escuela ordenaron a padres y alumnos no hablar con los medios de comunicación.

El Colegio del Libertador, en Directorio 2990, Flores, es privado. Cuenta con nivel inicial, primario y secundario, además de ser bilingüe optativo. Es mixto y laico. La institución tiene su prestigio: es sede permanente de las Olimpíadas Matemáticas Nacionales y también de Exámenes internacionales de la Universidad de Cambridge. Pero el martes, a pesar de estos pergaminos y de los intentos de la psicóloga de la escuela por contener a la chica, algo falló. El hecho de que la amonestaran, no es razón suficiente para arrojarse al vacío. Hay un trasfondo detrás que el colegio no pudo detectar. 

Allegados a la menor, que hablaron con Clarín, dieron cuenta de una situación familiar complicada, con rasgos de violencia en el hogar que al parecer esta alumna padecía. Y que temía que volvieran a ocurrir. Ella es la menor de tres hermanas. Las dos mayores ya no viven bajo el mismo techo. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias