Revuelo en el massismo : Giustozzi pegó el portazo

El precandidato a gobernador bonaerense abandonó el Frente Renovador
domingo, 10 de mayo de 2015 · 00:00
ARGENTINA.- Esta madrugada de domingo se confirmó la noticia de la que se venía hablando: Giustozzi pegó el portazo y abandonó el Frente Renovador. El precandidato a gobernador bonaerense disparó fuertemente contra el espacio que ayudó a cimentar.

Ya el massismo viene vapuleado ya que había sufrido varias deserciones políticas, pero el portazo del diputado nacional es un verdadero cimbronazo para Sergio Massa: el intendente de Almirante Brown (con licencia efectiva) era uno de sus precandidatos a gobernador de la provincia de Buenos Aires y aportaba un significativo caudal de votos en el distrito bonaerense.

"Estoy decepcionado por tantos errores y contradicciones. Es una situación que me apena. El Frente Renovador involucionó, se desnaturalizó, perdió su esencia original, su fuerza renovadora, su frescura. Tuvimos cambios para mal. Y hay algunas circunstancias que lo agravan, como la falta de una organización nacional", argumentó Giustozzi en declaraciones al diario Clarín. 

"El Frente Renovador en lugar de crecer, se achicó". Y hoy ofrece opciones que tienen que ver "más con un pasado que con el futuro", dijo indignado el ex colaborador del massismo.

Y lanzó, sin medias tintas: "En el massismo hay algunos personajes nocivos, perversos y con influencia creciente y que hacen que yo no pueda estar un minuto más en un espacio así. El cinismo y la hipocresía no las tolero. Prefiero el ostracismo político antes que perder mi dignidad".

El contragolpe massista llegó rápidamente a través de la diputada Graciela Camaño, quien esta mañana se expresó con dureza e hizo un anuncio: "Somos una fuerza política, no el reservorio de tibios individualistas como Giustozzi. El lunes elegimos nuevas autoridades porque lo vamos a echar del bloque". 

El desgaste. La relación comenzó a resquebrajarse cuando el FR, en lugar de reforzar su imagen y ungirlo como su principal candidato a gobernador bonaerense, comenzó a coquetear con Martín Insaurralde. Y el desembarco de Francisco de Narváez confirmó que ya no había marcha atrás. Su exigencia de ser el único postulante fue rechazada de plano y entonces comenzó la cuenta regresiva hacia la decisión de hoy.

"Lo importante es buscar desde donde uno puede aportar más. Lo evidente que no podemos ir corriendo todos delante de alguien que no tiene experiencia (en referencia a Massa). Y que por eso se cometen tantos errores. No podemos gobernar un país en estas condiciones", completó, para dejar en claro por qué dio el portazo. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias