La grieta entre la Armada y el Gobierno por el ARA San Juan

No mantenían una buena relación, y con la desaparición del submarino se profundizó.
jueves, 23 de noviembre de 2017 · 00:00
BUENOS AIRES.– En medio de la crisis, mientras el mundo mira hacia Argentina y el país reza por la suerte de los 44 tripulantes atrapados en el Submarino ARA San Juan, que a estar alturas más que desaparecido debería reportarse como hundido, el Gobierno nacional y la cúpula de la Armada mantienen un enfrentamiento en el que sobran las mezquindades, las intrigas innecesarias, y los ataques cruzados. Condimentos todos de un enfrentamiento que comenzó días antes del fatídico miércoles en el que desapareció el sumergible, pero que se agravaron en las horas subsiguientes.

Si bien para el común de los argentinos, este contrapunto tuvo su epicentro el día jueves, cuando el ministro de Defensa, Oscar Aguad, el máximo responsable político de las Fuerzas Armadas, se enteró por los diarios que 24 horas antes había desaparecido un submarino, la verdad es que la Armada ya se había enfrentado al ministro a raíz de la compra de unos aviones de guerra de origen francés que fueron a manos de la Fuerza Aérea en vez de ir a los hangares de la Armada, tal como reclamaba el jefe de esa fuerza, el almirante Marcelo Srur.

Según trascendidos que nunca fueron rectificados, Aguad se encontraba en Canadá cuando se enteró por la crónica publicada en un portal de noticias que el ARA San Juan Había desaparecido. Increpado al respecto, Srur sostuvo ante el ministro, e incluso ante el propio presidente Mauricio Macri, que no avisó en el momento ya que se apegó al protocolo estipulado para este tipo de urgencias, y que brinda un plazo de 48 horas para informar a los comando políticos de las Fuerzas Armadas.
 
Ya en Buenos Aires, Aguad se habría quejado ante Macri por esta actitud, por lo cual el primer mandatario decidió acompañarlo y sentarse a su lado durante la reunión informativa que mantuvieron horas después en el Edificio Libertador con la cúpula de la Armada.

“¿Por qué no informaron en tiempo real que estaba el submarino sin contacto?”, fue lo primero que le preguntó Macri a Srur. “El capitán del submarino informó que navegaba en estado perfecto, y que calculaba llegar a Mar del Plata cuatro días después. Por eso, por protocolo, tenía cuarenta y ocho horas para volver a informar”, le respondió el marino. “¿Qué se sabe del submarino? ¿Y por qué se perdió el contacto?”, quiso saber Macri. “No sabemos dónde está, no sabemos qué pasó”, fue la respuesta que recibió.

Horas después, en lo que bien podría tomarse como la imposición de un “comisario político”, el ministro de Defensa decidió imponer su presencia al enviar al centro de operaciones en Puerto Belgrano (donde se maneja la información más sensible sobre la búsqueda y rescate) a la secretaria de Servicios Logísticos y de Coordinación Militar en Emergencias, Graciela Villata, una mujer vincula con desastres naturales y a la ayuda humanitaria antes que a crisis militares.

A ese nombramiento le siguió la imposición en el Edificio Libertad el secretario de Estrategia y Asuntos Militares, Horacio Chighizola, y el jefe de Gabinete, Raúl Ripa. De este modo, según fuentes internas, Aguad intentó brindarle puertas adentro a la espera de la tormenta política que se le avecina, por ser el máximo responsable de las Fuerzas que perdieron al sumergible.

El próximo paso será la destitución de Srur, aunque eso ya estaba previsto desde tiempo antes de la desaparición del San Juan, ya que era evidente su enfrentamiento con el Ministro. Además, desde la Casa Rosada sospechan que la demora en la información se debió principalmente al enojo que tienen dentro de la fuerza, y que ya habrían dado a conocer ante legisladores opositores, por la falta de presupuesto en esa cartera.

Este clima de conspiraciones, se mezcla con un problema real la dramática desfinanciación de las fuerzas. Según denuncian altos mandos militares, Defensa tuvo un ajuste de 25 por ciento este año, un 5 por ciento mayor que el promedio de las dependencias públicas. Se bajaron contratos de proveedores y programas de desarrollo local en Fabricaciones Militares.

Comentarios

Otras Noticias