Colegio católico echó a alumnos que defendieron a un compañero gay

Ocurrió en la ciudad de Salta, el gobernador Urtubey calificó de "inaceptable" el hecho.
martes, 11 de diciembre de 2018 · 12:48

SALTA.- EL colegio católico Santa María de Salta obligó a un estudiante de 16 años a quitarse una pulsera del colectivo LGTB que llevaba en su mano, por lo que cuatro amigos del curso salieron en su defensa y por ese motivo no serán admitidos en la institución el próximo año.

La indignación provocó la reacción de muchos en la provincia, por lo pronto la familia del adolescente damnificado presentará una denuncia ante la a delegación local del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). 

Frente al gran repudio de la sociedad, el colegio depuso su actitud y se disculpó con el joven y su familia.

Jorge, el padre del joven relató que su hijo "portaba una pulsera multicolor LGBT y fue interceptado por un tutor, quien le pidió que se la quitase. Le dijo que afectaba a los valores del colegio y que resultaba provocativo. Mi hijo se negó, le pidió explicaciones".

"Mi hijo se puso mal. Esa situación fue advertida por un coordinador del colegio y lo llamaron a la dirección", agregó. Allí la directora del colegio y la vicedirectora, le advirtieron que esos objetos, al igual que los pañuelos verdes no estaban permitidos.

El chico "dijo que a él esa pulsera lo representaba, que no afectaba ninguno de los valores del colegio. Ya sin argumentos, cambiaron el rumbo de la negativa diciéndole que estaba prohibido usar pulseras en el colegio".

Algunos días después las autoridades pidieron una reunión con la familia donde indicaron que estaban "aprendiendo" y pidieron disculpas.

"Después de haberse asesorado con alguien acerca de los derechos que tienen los niños, sabían que no lo podían tocar a mi hijo", concluyó, y dijo que a su hijo "lo querían invisibilizar, sancionaron a sus amigos y esa fue una forma de condenarlo a él y que arrastrara la culpa por esa situación. Fue un mecanismo siniestro"

Los cuatro adolescentes habían subido a las redes sociales fotos repudiando el manejo de la escuela, por lo que decidieron no renovarles la matrícula para el próximo año.

Al respecto, Juan Manuel Urtubey, gobernador de esa provincia calificó esta última decisión del colegio de "inaceptable" al tiempo que agregó: "Hablé con su familia y di instrucciones al Ministerio de Educación para que hagan valer los derechos de Santi y sus compañeros".

Comunicado del colegio

Las autoridades del colegio dieron su versión de lo sucedido: "un alumno de cuarto año, que manifestó libremente su identidad de género (SIC), se lo respetó como se los respeta a todos los integrantes del colegio y se lo acompañó como se lo hace con todos los alumnos"

"En cuanto al episodio de la pulsera que portaba, se aclara que el equipo directivo, en una entrevista personal realizada ese mismo día, lo escuchó y atento a sus manifestaciones, realizó una excepción al reglamento que ya era conocido por el alumno, autorizando su uso hasta el último día de clases", agregaron. 

Según indicaron "no solo sigue siendo alumno regular de la institución sin habérsele aplicado ninguna sanción por este tema, sino que también se ha aceptado su matriculación para el ciclo 2019". Pese a ello la familia decidió que el joven deje de concurir al colegio.

En relación a los cuatro compañeros que quedaron sin vacantes indicaron que "habían cometido una falta grave contra la institución, al subir a las redes una foto con un gesto obsceno hacia el escudo del colegio y, por ende, al ideario institucional, junto a un insulto agraviante"

Otras Noticias