La Pampa

Chacal violó a sus hijas y tuvo un hijo con una de ellas

El degenerado recibió 15 años de condena. Fue en General Acha
martes, 13 de marzo de 2018 · 08:24

LA PAMPA.- La justicia pampeana condenó a un hombre a 15 años de prisión por abusar bajo amenazas y con violencia física a dos de sus hijas, con una de las cuales tuvo un hijo.

La jueza de audiencia de la Primera Circunscripción Judicial de General Acha, Alejandra Flavia Ongaro, condenó al hombre, un changarín analfabeto de 51 años, por “abuso sexual mediando violencia y amenazas, con acceso carnal, agravado por ser ascendiente de las víctimas, encargado de la guarda y aprovechando la convivencia preexistente” de dos de sus hijas, una de la cuales sufrió grave daño en su salud mental.

La magistrada aplicó el beneficio de la duda por una acusación similar contra una tercera hija y le extendió la prisión preventiva hasta que el fallo quede firme. 

El proceso se realizó en General Acha, 100 kilómetros al sur de Santa Rosa, y en su transcurso la jueza Ongaro acreditó la culpabilidad del imputado, que es analfabeto, trabaja en changas y tareas de albañilería y es padre de siete hijos.

Mirá además: Abuso sexual en Comodoro: Una joven se arrojó de un remis

Las hijas del hombre denunciaron que los abusos "se consumaron en su gran mayoría en el interior de las distintas viviendas alquiladas” en las que vivió la familia.

Durante los alegatos, el fiscal Juan Bautista Méndez solicitó una pena de 25 años de prisión por el abuso contra las tres hijas, en tanto el defensor oficial Marcos Mezzazalma pidió la absolución y subsidiariamente una pena que no se alejase del mínimo previsto en el Código Penal.

A la hora de dictar sentencia la jueza valoró el daño causado a las víctimas, al punto que una de ellas "no puede recuperarse a pesar de todo el acompañamiento que tiene, no puede caminar sola por la calle, tiene terror a sus hermanos varones y un gravísimo  e irreversible daño en su salud psicológica".

También tuvo en cuenta que el acusado no tenía antecedentes criminales y su historia de vida, ya que desde niño estuvo por largos períodos solo en la calle.

"Estas condiciones de extrema vulnerabilidad en la que transcurrió gran parte de su vida, muy probablemente hayan impuesto una  impronta en él, con tendencia a repetir el maltrato y la violencia, al menos física", señaló la magistrada. (Fuente: Crónica)

Otras Noticias