Infiltrados agreden a manifestantes que protestan frente a la embajada de Chile en Buenos Aires

Diversos gremios y organizaciones políticas marcharon hasta el organismo diplomático, ¿qué exigen?
lunes, 21 de octubre de 2019 · 19:33

Diversos gremios y organizaciones políticas participan ahora de la lucha para acompañar desde la Argentina a la nación chilena y repudiar así "la brutal represión, que ya provocó 11 muertos y 1.500 heridos" y que a su vez se ha traducido en el tercer día consecutivo con un llamado a toque de queda, decretado por el Gobierno de Sebastián Piñera.

Decenas de personas se movilizaron para protestar frente al Consulado General de Chile en Argentina, como una manera de rechazar los incidentes ocurridos en el país vecino que a su vez responden a la abrupta suba del precio de los boletos del subte, de la ciudad De Santiago.  

Los ciudadanos en contra de las medidas chilenas marcharon entonces hacia el Consulado de Chile en Buenos Aires, en la Avenida Roque Sáenz Peña al 500, para expresar igualmente su repudio a "la declaración del estado de emergencia en la región metropolitana de Santiago", expresó un comunicado emitido por CTA Autónoma.

"Todo ello se originó por la decisión gubernamental de aumentar el boleto del subte, pero en realidad es consecuencia de las medidas represivas y neoliberales. El decreto de emergencia implicó la suspensión de derechos ciudadanos y la designación de zonas que estarán bajo el control del Ejército de ese país", puntualizaron desde la CTA Autonóma, quienes hicieron un llamado al resto de los ciudadanos porteños a sumarse a la marcha

"La represión es muy grande y hay mas muertos que lo que se dice. Me duele ver imágenes de tortura. No hay temor, hay terror", expresó uno de los asistentes a la protesta para los medios de comunicación audiovisual que se hicieron presentes en el lugar. 

Sin embargo, al finalizar la marcha y cuando la mayoría de los participantes desalojaba la calle de manera pacífica, un grupo de personas con los rostros cubiertos comenzaron a arrojar proyectiles a la policía.

El primer acto de violencia se produjo pasadas las 18.30 horas, cuando tres trabajadores de televisión (un camarógrafo de La Nación+, otro de Crónica TV y un asistente de cámara de Crónica TV) fueron agredidos en un episodio poco claro sobre la Avenida Sáenz Peña.