Gabriel D´Amico: El concejal del Pro que se quiere jubilar a los 38 años

Es hijo del líder del gremio de los municipales SUOEM.
miércoles, 9 de octubre de 2019 · 10:35

Al concejal sanjuanino Gabriel D´Amico le faltan dos meses para concluir su mandato en el Concejo Deliberante y ya inició los trámites para obtener su jubilación. Tiene 38 años y alega que la función pública le agravó varias enfermedades preexistentes.

“Se habla de mi jubilación pero no sobre las votaciones de mí solo contra 11, de los amparos que presenté para salvar los árboles en la peatonal que después la Justicia me dio la razón, de los pedidos de informes de movilidades contratadas por el municipio con presuntas irregularidades, de mi oposición a las condonaciones millonarias a los casinos, de eso no se habla”, se defendió el aliado de Cambiemos en Tiempo de San Juan.

D’Amico accedió a la banca en 2015 con el bloque “Juntos por San Juan”, es abogado y este es su primer cargo público. “La enfermedad fue aumentando progresivamente y el estrés de ser concejal opositor tuvo mucho que ver”, sostuvo el concejal, a la vez que agregó: “Tengo que repetir los estudios y luego ellos evaluarán si supero el 66% de discapacidad. Recién ahí será ANSES quien define el porcentaje que cobraré de jubilación”.

De acuerdo con lo relatado por el concejal sanjuanino, él padece colitis ulcerosa, una enfermedad inflamatoria del colon y del recto, que le produjo hemorragias, úlceras, pérdida de peso y anemia. Además, relató que tiene un marcapasos por una patología cardíaca, trombosis y alta miopía. “He tenido dos episodios de trombosis y estoy anticoagulado. También problemas cardíacos, se me paraban hasta 3 segundos los latidos por lo que tengo marcapasos. Además, miopía y astigmatismo que generan menos 16 de graduación que es muy alta”, añadió.

“Yo siempre oponiéndome a los privilegios, soy un concejal incomprable, he presentado más de 150 proyectos, no soy ‘ñoqui’ ni corrupto y eso me genera pagar el costo de la persecución del poder político de turno”, se justificó D’Amico y afirmó que “el tratamiento convencional ya no es suficiente, se me ha intensificado la dosis del medicamento que es un tratamiento venoso que un enfermero aplica cada cuatro semanas en mi domicilio. La enfermedad origina úlceras en el intestino, sangrado, sufro hasta 16 deposiciones diarias con sangrado, es una de las más severas que hay”.

Otras Noticias