Trump sacó a Alberto Fernández: "Volvió a las peores épocas de avalar golpes de Estado"

"Gracias a Dios hemos rescatado con vida a Evo, a Linera y a una serie de funcionarios", celebró el líder del FdT.
martes, 12 de noviembre de 2019 · 12:00

Luego de que Donald Trump celebrara el conflicto en Bolivia, al avalar la forzada salida de Evo Morales de la presidencia de Bolivia, como "un momento importante para la democracia en el hemisferio occidental", y como una advertencia para los "regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua". El mandatario electo del Frente de Todos, Alberto Fernández, no pudo evitar responderle al magnate estadounidense al sentirse molesto por sus declaraciones.

El sucesor de Mauricio Macri cuestionó con dureza la postura de los Estados Unidos en relación al conflicto boliviano y aclaró que, por el contrario, no comparte en nada "lo dicho por el Departamento de Estado de los EE.UU. Acá no hay ningún ejército victorioso y no es verdad que se haya garantizado la democracia, para nada. En todo caso se la impidió”, se quejó el peronista.

“A mi juicio, Estados Unidos retrocedió décadas y volvió a lo peor de los 70, cuando avalaron intervenciones militares contra gobiernos elegidos democráticamente", repudió el compañero de Cristina Kirchner. Asimismo, el ex jefe de Gabinete K contó que, como un modo de tomar cartas en el asunto, presentó una queja ante el gobierno norteamericano, a través de una conversación telefónica "poco feliz" que mantuvo ayer con funcionarios del Departamento de Estado de ese país.

Por otro lado, el defensor argentino y aliado de Morales agradeció haber podido rescatar con vida al dirigente aymara, en ese sentido, destacó la "generosidad" de los presidentes de Paraguay, Mario Abdo Benitez, y de México, Andrés Manuel López Obrador, quien finalmente le concedió asilo político y le ofreció también la condición de refugiado.

En ese contexto, Fernández reveló más detalles sobre el traslado del mandatario saliente de Bolivia: "Tuvimos serias dificultades para garantizar la seguridad de Evo, de Linera y sus ministros", tras hablar con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, y con el canciller de ese país, Josep Borrell Fontelles, quien "emitió un comunicado muy duro pidiendo salvaguardar la vida de Evo".

Finalmente, el presidente electo próximo a asumir en la Casa Rosada aclaró: "Quiero tener la mejor relación con Estados Unidos, y eso supone poder decirnos las cosas francamente. Lo que ha pasado no está bien. Ha sido lisa y llanamente un golpe de Estado. No se pude disfrazar de otra cosa", concluyó.